Inglés TULIP, usadas para fines didácticos en la obra original. En la parte final del Capítulo Uno, el autor explica el significado

de cada sigla. Al traducirse en Español, las siglas no coinciden con la enunciación de cada principio, mas las conservamos por

respeto a la idea original.

Nótese que la segunda sigla del acróstico no coincide:


T = Total depravación

U = Elección Incondicional

L = Expiación Limitada

I = Irresistible Gracia

P = Perseverancia de los santos.

Contenido





Prefacio


Capitulo 1

El Plan Magnífico de Dios para Salvación ....................................................................................................
¿Es el Hombre Responsable por sus Pecados?...............................................................................................
Dios se Manifiesta al Hombre..........................................................................................................................
Ningún Hombre Aceptará la Oferta de Salvación de Dios..............................................................................
Dios Salvará a un Pueblo para Sí......................................................................................................................
Cualquiera Puede Ser Salvo..............................................................................................................................
Resumen del Capítulo Uno................................................................................................................................
El Programa Electivo de Dios............................................................................................................................



Capitulo 2

T = Depravación Total ...............................................................................................................
El Evangelio Es Predicado a Gente Muerta......................................................................................................
La Doctrina del Libre Albedrío es Antitética a la Doctrina
Bíblica de Nuestra Ausencia de Vida Espiritual................................................................................................
El Peligro de la Doctrina del Libre Albedrío......................................................................................................
Pasajes que Aparentemente Enseñan Libre Albedrío.......................................................................................



Capitulo 3

U = Elección Incondicional...........................................................................................................
¿Cuándo Eligió Dios a los que han de ser Salvos?............................................................................................
La Doctrina Bíblica de la Predestinación...........................................................................................................
Los Elegidos Son Pecadores Salvados Incondicionalmente
¿La Idea de la Elección Fomenta el Fatalismo?................................................................................................
La Voluntad de Dios Concerniente a la Salvación es
Completamente Soberana...................................................................................................................................
Dios da el Arrepentimiento..................................................................................................................................
Dios da la Fe.........................................................................................................................................................


Capitulo 4

L = Expiación Limitada..................................................................................................................
Cristo ora solamente por Aquellos que han de Creer en El.
Solamente los Salvos son Justificados.................................................................................................................

El Plan Magnífico de Dios para Salvación

Aquellos cuyos Pecados no han sido Pagados deben ser
Juzgados por sus Pecados......................................................................................................................................
¿Pero Acaso la Biblia No Enseña que Dios Ha de Salvar a
Todos los Hombres?.............................................................................................................................................
¿Enseña la Biblia que Cristo pagó por los Pecados de todo
el Mundo?..............................................................................................................................................................
¿Es Cristo el Único Camino para Salvación?.......................................................................................................
¿Pagó Cristo por todos nuestros Pecados excepto el de
rechazarlo a Él?.....................................................................................................................................................
¿Acaso la Biblia no habla de aquellos que son Santificados
no obstante permanecen en Incredulidad?...........................................................................................................



Capitulo 5

I = Gracia Irresistible.....................................................................................................................
Aquellos a quienes Dios se propone Salvar deben ser
atraídos hacia El....................................................................................................................................................
La Resurrección de Lázaro muestra cómo participa nuestra
Voluntad en nuestra Salvación..............................................................................................................................


Capitulo 6

P = Perseverancia de los Santos....................................................................................................
¿De qué nos ha salvado Dios?..............................................................................................................................
Tenemos Vida Eterna ...........................................................................................................................................
¿Qué acerca de los versículos que parecen enseñar que
podemos perder la Salvación?..............................................................................................................................
El Cuerpo de Cristo: Individuos y Cuerpo Colectivo..........................................................................................
Israel: Un ejemplo del Cuerpo Colectivo de Dios...............................................................................................
La Doctrina de que podemos perder la Salvación es una
Doctrina Peligrosa................................................................................................................................................
Paz con Dios..........................................................................................................................................................



Capitulo 7

Conclusión......................................................................................................................................
Índice de Citas Bíblicas........................................................................................................................................

El Plan Magnífico de Dios para Salvación

 

 

 

Prefacio



"Buenas tardes. Bienvenidos al programa de Preguntas y Respuestas".
"¿Hermano Camping?
"Sí. Adelante, su voz está en el aire".
"Bueno, no pude evitar llamarlo después que escuché al oyente anterior - quiero decir, que en verdad, la sóla idea de que no
todas las personas pueden ser salvas - digo, cuando la Biblia es tan clara: "...todo aquel que en El cree no perezca, ..." y señor,
quiero que usted sepa que mi Señor no manda a la gente al infierno". ¡Click! - la conversación fué terminada abruptamente.
Vez tras vez, este escenario se repite en el programa vespertino a nivel nacional titulado "Preguntas y Respuestas" ("Open
Forum", en el idioma inglés). Las personas que son estudiantes sinceros de las Escrituras batallan con el enigma de la elección
divina.
El oyente estaba satisfecho con su posición, la cual basó en la cita de Juan 3:16. Otras personas extraen una cita de 2ª de
Pedro 3:9 y proclaman que El "no quiere que ninguno perezca".
La verdad simple es que existen otros pasajes que parecen declarar que solamente los elegidos, aquellos que fueron escogidos
antes de la fundación del mundo, serán salvos. Por ejemplo, Efesios 1:4, el cual declara: "Según nos escogió en él antes de la
fundación del mundo...", y Romanos 11:5, donde Dios habla de "un remanente escogido por (la elección de) gracia".
La frustración del oyente se centraba en la implicación de que solamente un grupo elegido de personas serán salvas, y a la
inversa, que aquellos que no están en el grupo elegido serán enviados al infierno. Puesto que el oyente conceptuaba a Dios
como un creador amante y benevolente, ¡él pensaba que la elección no tan sólo era totalmente injusta sino categóricamente
indigna de los hombres decentes o de Dios!

El Plan Magnífico de Dios para Salvación

 

Capítulo 1

EL PLAN MAGNIFICO DE DIOS PARA SALVACION



En nuestro estudio de la naturaleza de la salvación, debemos comenzar con un conocimiento de lo que el hombre es. La Biblia enseña que el hombre fue creado para adorar y servir a Dios. La Biblia también enseña que los hombres de su propia voluntad se han rebelado contra Dios y nunca desearán acercarse a Él. Por tanto, a causa de que es el deseo de Dios tener un pueblo para Sí mismo, Dios soberanamente escogió los individuos a quienes El planeó salvar.

En el principio, vemos en Génesis 1:26-27 que el hombre fue creado a la imagen de Dios. El ser creado a la imagen de Dios incluyó el hecho de que el hombre, o Adán, amó la justicia y la verdad porque Dios ama la justicia y la verdad. Además, Adán pudo escoger el obedecer o no obedecer a Dios. El era libre de obedecer a Dios voluntariamente porque el deseo estaba inherente en él como parte de la imagen de Dios. Así, él quedó delante de Dios como criatura responsable sujeto a responder por sus acciones. El fue advertido que llevaría sobre sí las consecuencias de la desobediencia en Génesis 2:17: "Mas del árbol
de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás".

Los resultados de su desobediencia son bien conocidas: La humanidad fué

sentenciada a muerte, muerte física y muerte espiritual. La muerte espiritual es la separación eterna de Dios; es decir, por su desobediencia, el hombre sufrirá eternamente la ira de Dios en el infierno.
El impacto del pecado inicial del hombre fue tan terrible que la misma naturaleza del hombre fue corrompida y la desobediencia a Dios vino a ser la norma. Como un adúltero quien insensata y estúpidamente vuelve una y otra vez a la ramera, así el hombre continúa desobedeciendo a Dios. El pecado de Adán fue de tan enorme alcance que la raza humana en su totalidad, que provino de Adán y de la cual Adán fue la cabeza, permanece en esta corrupción terrible. "De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó á
todos los hombres, pues que todos pecaron" (Romanos 5:12).

En I de Juan 3:8 leemos, "El que hace pecado, es del diablo". En Colosenses 1:13 Dios declara que cuando El nos salva, El
"nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo".


En la parábola del trigo y la cizaña, Jesús nos informa en Mateo 13:38 que, "la cizaña son los hijos del malo". La esclavitud del pecado es descrita por el lenguaje usado en Romanos 6:16, donde Dios advierte, "¿No sabéis que a quien prestáis vosotros mismos por siervos para obedecerle, sois siervos de aquél a quien obedecéis...?"

La naturaleza del hombre es el estar en constante rebelión contra Dios, y a causa de la enemistad del hombre hacia Dios, la maldición terrible de la ira de Dios continúa pendiendo sobre él. Satanás venció al hombre en el jardín del Edén, y el hombre se convirtió en esclavo dentro del dominio del pecado y oscuridad espiritual, que es gobernado por Satanás.

¿Es el Hombre responsable por sus Pecados?

Preguntas de suma importancia deben ser ahora enfrentadas: ¿La corrupción de la naturaleza del hombre y su esclavitud bajo Satanás, lo cual produce una condenación siempre en ascenso de la humanidad, minimizó o redujo la demanda de Dios de que el hombre sea sin pecado? ¿Llegó a ser el hombre en algún sentido tan impotente en su pecado que Dios no pudo ya considerarlo como responsable? Las respuestas a esas preguntas resolverán la aparente paradoja de la benevolente oferta de salvación de Dios a todos los hombres y el decreto electivo de Dios por medio del cual solamente los elegidos de Dios serán
salvos.

La respuesta a la pregunta de la responsabilidad ininterrumpida del hombre después de la caída se encuentra en la razón de su condición desesperada de esclavitud bajo el pecado y Satanás. Esta situación horrible no resultó de un antojo o capricho del destino; no resultó tampoco de Dios estallando en ira irracional sobre el hombre por la desobediencia. La condición es totalmente el resultado de las propias acciones del hombre.

Dios creó al hombre bueno, con toda bendición imaginable; y por motivo de que fue creado a la imagen de Dios, él era totalmente responsable de las consecuencias de su desobediencia. De esta manera, el hecho de que la misma naturaleza del hombre llegó a corromperse y que se convirtió en un esclavo de Satanás no disminuyó su responsabilidad delante de Dios por sus pecados. Hasta el presente día, el hombre continúa siendo responsable a Dios por sus acciones
porque el hombre todavía es creado a la imagen de Dios, no importando cuán destrozada esa imagen pueda estar.

No nos sorprende leer que en el juicio, el hombre deberá rendir cuenta de todas sus obras a Dios. Mateo 12:36 dice, "Mas yo os digo, que toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio". Romanos 2:5,6 declara:

"Mas por tu dureza, y por tu corazón no arrepentido, atesoras para tí mismo ira para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios; el cual pagará a cada uno conforme a sus obras".


Dios enfatiza que debe presentarse una respuesta. Romanos 14:10b-12 establece claramente que:


"Porque todos hemos de estar ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que a mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios. De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí".

II de Corintios 5:10 nos dice que:

"Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que hubiere hecho por medio del cuerpo, ora sea bueno o malo".
Leemos en Apocalipsis 20 que en el trono del Juicio Cristo tendrá registrado todos los hechos de aquellos que comparecerán allí, y habrán de responder a Dios por sus hechos. Apocalipsis 20:12 declara:

"Y ví los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, el cual es de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras"

Dios repetidamente enseña en la Biblia que el hombre debe responder por sus pecados. Por ejemplo, considere las palabras de Jesús en Lucas 13:34:

"¡Jerusalem, Jerusalem! que matas á los profetas, y apedreas á los que son enviados á ti, ¡cuántas veces quise juntar tus hijos, como la gallina sus pollos debajo de sus alas, y no quisiste! (Vea también Mateo 21:23-41 y 23:29-39)

En estos pasajes, Cristo habla a personas responsables que son creadas a la imagen de Dios; El no las rebaja diciéndoles que no son tenidas por responsables. Su declaración es que son completamente responsables por su rechazo de las propuestas de gracia hechas por Dios. Realmente, es más que una oferta; es un mandato de Dios a la raza humana de arrepentirse de sus
pecados y tornarse a Cristo para salvación (Juan 6:29, Hechos 17:30, I de Juan 3:18-24).

Así, la Biblia da amplia evidencia de que la humanidad es totalmente responsable a Dios por sus acciones. Aunque toda la raza humana está en completa rebelión contra Dios, todos y cada uno de los seres humanos permanecen responsables delante de Dios.
Dios se manifiesta a Sí mismo al hombre
En tanto que todo ser humano está en en el terrible apuro de ser responsable por sus pecados, Dios se acerca con Su benevolente oferta de salvación. En primer lugar, El da al hombre suficiente evidencia de que Dios existe. Por el hecho de situar al hombre en una creación que está llena con maravillas incomprensibles, el hombre no puede escapar del conocimiento de que
solamente un ser infinito podría haber traído todo esto a la existencia. Las estrellas, el bebé recién nacido, la rosa fragante - desde la más diminuta criatura hasta el universo - todos testifican del poder de Dios (Salmo 19:1, Romanos 1:18-23). Además, Dios muestra al hombre que El es un Dios misericordioso y amante que provee la benigna luz solar y las estaciones fértiles
(Hechos 14:17, Romanos 2:4).

Por otra parte, por el hecho de que el hombre fue creado a la imagen de Dios, hay un testimonio dentro de él. Intuitivamente el hombre sabe que el asesinato, el adulterio, y el robar son pecados porque hasta cierto grado la ley de Dios está escrita en su corazón (Romanos 2:14-15). Por intuición él sabe que el juicio se aproxima y que él debe dar cuenta por sus pecados (Romanos 1:32).

La reacción del hombre a las evidencias de la existencia de Dios, su reacción a las bondades de Dios (las cuales tan a menudo él las toma por sentadas), y su reacción al conocimiento de que es un pecador que será juzgado por sus pecados, es una mayor rebelión contra Dios. Pero el hombre ha pecado y el hombre debe cargar las consecuencias totales de sus acciones.
Finalmente, Dios se acerca con Su oferta suprema de amor. Dios ha esbozado esto totalmente en la maravillosa declaración escrita de Su voluntad, la Biblia. El hace pacto con el hombre de que si éste se acoge a las misericordias de Dios, si se arrepiente de sus pecados y confía su voluntad a Cristo como Señor, si pone su confianza en Cristo como Salvador para que Dios perdone sus pecados, Dios lo hará Su hijo y le dará vida eterna. Dios lo libertará de la esclavitud bajo Satanás y lo hará un ciudadano del reino de Dios. Juan 3:16 dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna".
Para hacer posible la oferta de vida eterna, Dios tuvo que hacer un enorme sacrificio.
El fue requerido proveer satisfacción completa del precio demandado por el decreto divino que establece que "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23) para toda persona que acepte la bondadosa oferta de salvación. El precio fue pagado por Dios mismo cuando vino como el Dios-hombre, Jesucristo, a soportar la ira de Dios a favor de aquellos que habrían de confiar
en la oferta de salvación de Dios.
Si diez hombres de toda la raza humana creyesen en Cristo como sustituto por sus pecados, los sufrimientos de Cristo hubieran sido equivalentes al castigo merecido por esos diez hombres. Si un millón de personas confiasen en la oferta de reconciliación, los sufrimientos de Cristo hubieran sido iguales a una eternidad en el infierno por un millón de personas. Cristo obedientemente
soportó la ira de Dios en nombre del número exacto de personas que se tornan a Dios y a su oferta de salvación; es solamente de esta manera que la justicia santa de Dios puede ser completamente satisfecha (Romanos 3:24-26, Romanos 5:8-9, Romanos 5:21).

Ningún hombre aceptará la oferta de Dios de Salvación
El hombre en su perversidad - en la corrupción de pecado que envuelve todo su ser - no aceptará la maravillosa oferta de Dios. El no será obediente al mandato de Dios de arrepentirse por sus pecados y creer en Cristo. Su enemistad natural hacia Dios, su lealtad inconsciente a Satanás, y su placer en sus pecados, todo obra junto para estimularlo a ignorar, despreciar, o ridiculizar la oferta.

La oferta de Dios es clara, sin escondrijos; es dada al hombre, quien fue creado a la imagen de Dios, a efecto de que el hombre pueda pensar los pensamientos de Dios como son, amar a Dios, adorar a Dios, y tener compañerismo eternamente con El. El hecho de que el hombre voluntariamente desobediente ha llegado a ser totalmente un esclavo corrupto de Satanás no disminuye o en sentido alguno invalida la bondadosa y maravillosa intención de la oferta de Dios de salvación. El hombre todavía es responsable delante de Dios. El hecho de que ni siquiera un hombre llegase a ser obediente a la oferta de Dios no hace la oferta menos bondadosa o la hace menos oferta de amor.

La oferta del amor de Dios, la cual es el Evangelio, con su mandato a la

humanidad de creer en Cristo, debe ser manifestada a todo el mundo, pero ningún hombre de su propia voluntad reaccionará a ella. Más bien, codicia el pecado y hace todo lo que puede hacer para hacerla callar y rechazarla. La ausencia de vida en el hombre está sucintamente bosquejada en Romanos
3:10-20 y Efesios 2:1-3. Leemos en Romanos 3:11, "No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios". El hombre está tan espiritualmente muerto como Lázaro lo estaba físicamente muerto después de que su cuerpo se había corrompido en la tumba por cuatro días. No es sorpresa que la Biblia declare en Juan 6:44, "Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le
trajere". Ningún hombre es capaz de venir porque todo hombre está muerto espiritualmente.

Dios salvará a un Pueblo para Sí mismo.

Dios no queda frustrado en Su deseo de tener un pueblo redimido. El hombre no reaccionará de su propia voluntad a la bondadosa oferta y mandato de Dios de salvación, pero Dios desciende hasta el cieno y miseria del pecado humano para
salvar a un pueblo para Sí mismo (Juan 6:37). Dios llevará hacia Sí mismo a tantas personas como El quiera llevar, y tomará precisamente a aquellas personas que El quiere tomar; El es el Redentor. El edificará Su iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Un ejemplo de las bellas descripciones del plan de Dios para salvación puede leerse en Ezequiel
34:11-16.

Antes de que Dios creara el mundo, en rectitud y justicia soberana, El escogió a aquellos que El salvaría (Efesios 1:4). La gente que El escogió no ha de ser salva porque sean en alguna manera, o en grado alguno, más santos o más dignos de salvación que aquellos que permanecen sin ser salvos; más bien, es totalmente la voluntad soberana de Dios de que El salvará a uno por gracia y dejará a otro bajo Su ira (Romanos 9:11-15).

Dios debe pagar, para aquellos a quienes El salva, el precio requerido por Su justicia perfecta. Así que Jesús se hizo pecado. El cargó sobre Sí mismo los pecados de todos aquellos que Dios, en Su gracia electiva, planeó salvar. Basados en la declaración de Dios en Juan 3:16, de que "todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna", podríamos declarar que Cristo
estaba preparado para pagar los pecados de cualquiera en el mundo que a través del tiempo se habría de volver a Dios en fe y aceptaría la oferta de perdón. La verdad es, que esto significa que en todo el mundo Cristo es el único posible sustituto por los pecados. El pagó el precio por todos los que creen. Este principio está ciertamente sugerido por la promesa de I de Juan 1:9,
que proclama, "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad".

Por cierto, Cristo murió sólo por aquellos que fueron elegidos de Dios, porque solamente los elegidos obedecerán el mandato de Dios de creer en Cristo: Esto incluye a los creyentes del Antiguo Testamento y a cada uno los que vendrán a creer en el transcurso hasta el fin del tiempo. Esta verdad es ciertamente evidente en la declaración del ángel a José en Mateo 1:21, "Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados". La frase "Su pueblo" no puede referirse a toda la raza humana. Si así fuera, doble riesgo ocurriría, ya que la Biblia claramente enseña que los no salvos deben
pagar por todos sus pecados (Apocalipsis 20:12-15).

Cristo murió por aquellos que creen pero ninguno de ellos creyó de su propia voluntad. Solamente porque Dios inclinó sus voluntades y abrió sus ojos ellos reaccionaron al Evangelio. La intervención bondadosa de Dios ocurre solamente en las vidas de Sus elegidos. Dios irresistiblemente los atrae hacia Sí mismo (Juan 6:37,44). Ellos fueron dados a Cristo por el Padre (Juan 6:37,39, Juan 17:9,20); ellos fueron nacidos no de voluntad de hombre, sino de Dios (Juan 1:13).

Por tanto, mientras que en principio la expiación está disponible para todos y cada uno de los individuos en el mundo, en realidad la expiación cubre solamente los pecados de los elegidos, porque solamente los elegidos creerán en El. Lázaro estaba muerto y reaccionó al mandato de Jesús de salir de la tumba porque con la orden, Cristo lo capacitó para salir al darle oídos
para oír, vida para reaccionar, y la voluntad para obedecer (Juan 11:43-44). Del mismo modo, Dios capacita a los muertos espiritualmente a fin de que puedan reaccionar al llamado del Evangelio.

Lastimosamente, la Biblia declara que el resto de la humanidad permanece bajo la ira de Dios. Cuando Cristo fue a la cruz a pagar los pecados, El estaba listo a pagar por todo aquel que confiase en Cristo como su Salvador. Jesús no pagó el castigo de aquellos que no reaccionarían obedientemente al mandato de salvación de Dios. Por tanto, ellos deberán comparecer delante del trono del juicio de Dios por sí mismos al final del tiempo. Dios declara en Romanos 1:18: "Porque manifiesta es la ira del Dios del cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres", y en Romanos 2:8-9:

"Mas á los que son contenciosos, y no obedecen á la verdad, antes obedecen á la injusticia, enojo é ira; Tribulación y angustia sobre toda persona humana que obra lo malo, el Judío primeramente, y también el Griego".

Dios de manera amenazadora decreta en Romanos 2:5:

"Mas por tu dureza, y por tu corazón no arrepentido, atesoras para tí mismo ira para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios"

En Apocalipsis 20:12-13 leemos:

"Y vi los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos; y otro libro fué abierto, el cual es de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Y el mar dió los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fué hecho juicio de cada uno según sus obras"
Si sus pecados hubieran sido pagados, ellos no tendrían que haber comparecido en el Juicio para responder a Dios por todos los pecados que cometieron. La ira de Dios nunca podría haber venido sobre ellos, porque tal condenación, después de Cristo haber pagado sus pecados, sería doble riesgo y violación de la justicia perfecta de Dios. Cualquiera puede ser Salvo
¿Quién entonces puede ser salvo? Cualquiera que rinda su vida por la fe a Cristo como Salvador y Señor. Ni una tan sola persona que alguna vez con toda sinceridad buscó a Jesús será echada fuera. Nadie en el trono del Juicio de Dios en el último día podrá argumentar que buscó sinceramente la salvación. Aunque quizá buscó salvación, no pudo haber sido la salvación de la Biblia; debe haber sido una salvación ideada por su propia imaginación. Nadie que haya seguido la prescripción bíblica de un corazón contrito y humillado, que es el principio de la verdadera salvación, comparecerá delante del trono del Juicio.

Sorprendentemente, cualquiera puede saber que es uno de los elegidos de Dios por medio del arrepentimiento de sus pecados y haciendo depender su vida entera en Jesús. Dios advierte al hombre que haga firme su vocación y elección. Si alguno en confianza semejante a la de un niño y sin reservas se vuelve a Cristo, tiene pruebas de que es uno de los elegidos de Dios.
Después de que se haya tornado en obediencia a Dios y sepa que es nacido de lo alto, descubrirá en la incomparable Palabra de Dios que su salvación fue toda por gracia (Efesios 2:4-10). El conocerá que su salvación fue totalmente la obra de Dios, y que si Dios lo hubiese dejado sólo, él nunca podría haberse tornado a El.

El hecho de que el Padre decidió salvar a algunos y dejar que el resto vaya al infierno por sus pecados es asunto de Dios (Romanos 9:14-23, Efesios 1:4-5). Dios es el Creador y Redentor soberano, quien se glorifica por la salvación de los que creen (Efesios 1:6). El también es alabado por la ira del hombre (Salmo 76:10).

Lo verdaderamente asombroso no es que El no salvará a todos, sino lo verdaderamente maravilloso es que El haya salvado tan siquiera a uno de la raza humana. El hecho de que El salvó una vasta compañía de creyentes de toda nación y tribu y pueblo demuestra amor benevolente y condescendiente que hombre alguno comprenderá jamás. No necesitamos comprender para saber que es posible porque Dios nos dice en Isaías 55:8: "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová".


Resumen del Capítulo Uno

Dios se acerca a la humanidad con una benevolente oferta de salvación para cualquiera que se acerque al Señor Jesucristo. En efecto, es más que una oferta - es un mandato de creer en Jesús como Salvador. Nuestra salvación puede ser lograda solamente por medio de Jesús porque alguien tiene que pagar nuestros pecados y Jesús es el único que pudo ser nuestro substituto y pagar el precio.

A causa de que el hombre es desesperadamente malo (Jeremías 17:9) y está muerto en sus pecados (Romanos 3:10-20), él no quiere aceptar la oferta de salvación de Dios; él no quiere obedecer el mandato de creer en el Señor Jesucristo y confiar en El como Salvador. El hombre rechaza rendir su voluntad a Dios; en la dureza de su corazón, él sigue su propio camino. La Biblia
tristemente nos declara en Romanos 3:11, "No hay quien busque a Dios".

Aunque el hombre está muerto en sus pecados él continúa siendo responsable delante de Dios. A pesar de su ceguera espiritual y del hecho de que es un esclavo del pecado y de Satanás, él enfrentará a Dios en el trono del Juicio y responderá por todos sus pecados.

Dios, en Su voluntad y misericordia soberanas, declara en Mateo 16:18, "Yo edificaré mi iglesia". Es el propósito de Dios tener un pueblo para Sí mismo aún si ninguno escoge voluntariamente creer en Cristo como Salvador. Antes de la fundación de la tierra, Dios nombró aquellos a quienes El salvaría, y El atrae a Sí mismo a esa gente. El les abre sus ojos espirituales y ellos reaccionan a la oferta del Evangelio y vienen a ser salvos.

La respuesta a la pregunta, "¿Puede alguno ser salvo?", es "Sí. Cualquiera puede ser salvo si reacciona al Evangelio". Sin embargo, las únicas personas que reaccionarán en submisión a la Palabra de Dios, la Biblia, y seguirán obedientemente el programa de Dios para salvación son aquellas a quienes Dios atrae a Sí mismo. Ni una tan sola persona que enfrente el infierno
en el trono del Juicio podrá decir, "Yo quería ser salvo bajo las condiciones de Dios pero no soy salvo porque no soy uno de los elegidos de Dios". Cualquiera que enfrente el juicio y el infierno estará allí porque no quiso el programa de salvación de Dios. El pudo haber deseado la salvación en sus propios términos, pero no quiso la salvación de Dios, y por lo tanto tiene que responder por todos sus pecados.

El Plan Electivo de Dios

Continuaremos nuestro estudio de la salvación en cuanto a su relación con la predestinación y el programa electivo de Dios. El
bosquejo que seguiremos es el acrónimo TULIP, que ha sido usado por la iglesia y luce de esta forma:


T
= Total depravación

U = Elección Incondicional

L = Expiación Limitada

I  = Irresistible Gracia

P = Perseverancia de los santos.

nfoquemos nuestra atención en los fundamentos escriturales de este acrónimo en los capítulos siguientes.

Los principios acrósticos detrás de las siglas TULIP suenan intrigantes, pero no se sostendrán a menos que sean principios
bíblicos. E

 

 

 

Capítulo II


T= Total Depravación


La depravación total del hombre es un concepto desagradable que divide la iglesia más que cualquier otra enseñanza doctrinal en cuanto a la salvación. Mucha gente en la iglesia está de acuerdo en que Dios nos atrae hacia El y que una vez salvos somos siempre salvos, pero tienen dificultad en cruzar la línea y reconocer que el hombre es depravado, muerto espiritualmente, e incapaz de dar el primer paso hacia Dios. Ellos insisten en la posibilidad de elección libre de parte del hombre o su libre albedrío para decidirse por Cristo. Llegan a la conclusión de que Dios ha hecho todo lo que El puede hacer, y ahora depende del hombre tomar acción.
Examinaremos cuidadosamente la Biblia y dejaremos que la Biblia nos hable a nosotros para aprender la verdad de Dios en este asunto. Observaremos algunos versículos que ya hemos cubierto en este estudio, pero merecen repetirse porque son importantes. Leemos en Efesios 2:1-5:

"Y de ella recibisteis vosotros, que estabais muertos
en vuestros delitos y pecados, en que en otro tiempo anduvisteis
conforme á la condición de este mundo,
conforme al príncipe de la potestad del aire,
el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia;
Entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo
en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne
y de los pensamientos;
y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás.
Empero Dios, que es rico en misericordia,
por su mucho amor con que nos amó,
Aun estando nosotros muertos en pecados,
nos dió vida juntamente con Cristo; por gracia sois salvos".


En estos versículos Dios está hablando a aquellos que han venido a ser Sus hijos. El no está hablando aquí de aquellos que permanecen en sus maldades y cuyo destino es el infierno.

¿Qué dice Dios acerca de cada persona que es salva? Dios dice que tal persona estaba muerta; era espiritualmente un cadáver. "Andaba conforme a la condición de este mundo". En otras palabras, vivía exactamente como el mundo que permanece en incredulidad.
Entonces Dios dice, "conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia". Con esas palabras, Dios declara que esta persona era esclava de Satanás y caminaba conforme a los caminos de Satanás. Recuerde que Jesús dijo a los fariseos en Juan 8:44, "Vosotros de vuestro padre el diablo sois".
El versículo 3 de Efesios 2 declara que esa persona y los no salvos vivían, "en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás". Esta es nuestra condición terrible y rebelde cuando Dios nos halla y nos salva. La descripción corresponde a todos los no salvos en el mundo, incluyendo a la persona que parezca ser la más malvada y a la que cree que es moralmente recta.
¿Cómo puede tal persona ejercitar libre albedrío? ¿Cómo puede decidir acercarse a Dios? Ella está espiritualmente muerta; su voluntad está vendida a Satanás. Es un cadáver. Quizá pueda argumentar que tiene libertad de escoger a Dios, pero nunca escogerá acercarse a Dios por medio de Cristo. En la libertad de su voluntad siempre escogerá estar contra Dios porque en su naturaleza depravada se halla en completa rebelión contra Dios.
El estado terriblemente rebelde del corazón del hombre está descrito más a fondo en Jeremías 17:9: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?". Jesús señala la terrible depravación del corazón del hombre en Marcos 7:21-22:

"Porque de dentro del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos,
los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias,
las maldades, el engaño, las desvergüenzas, el ojo maligno, las injurias,
la soberbia, la insensatez".


Con razón Jesús dijo a los fariseos en Mateo 23:27:


"¡Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque sois semejantes
a sepulcros blanqueados, que de fuera, a la verdad,
se muestran hermosos,
mas de dentro están llenos de huesos de muertos
y de toda suciedad"

En estas palabras nuestro Salvador describe la condición no salva de algunos líderes de la iglesia, pero la descripción de sus corazones se ajusta al corazón de toda persona no salva.
En Romanos 3:10-18 Dios enfatiza el lamentable estado del hombre cuando es medido según el modelo de la santidad de Dios. Dios declara en Romanos 3:10, "Como está escrito: No hay justo, ni aun uno". Tenemos que reconocer que ninguno es justo, incluyendo aquellos que vendrán a ser creyentes. La Biblia continúa en Romanos 3:11-18:

"No hay quien entienda, No hay quien busque á Dios;
Todos se apartaron, á una fueron hechos inútiles;
No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno:
Sepulcro abierto es su garganta;
Con sus lenguas tratan engañosamente;
Veneno de áspides está debajo de sus labios;
Cuya boca está llena de maledicencia y de amargura;
Sus pies son ligeros á derramar sangre;
Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos;
Y camino de paz no conocieron;
No hay temor de Dios delante de sus ojos."

Esta es la terrible acusación a la raza humana. Dios nos muestra cuán miserables pecadores somos comparados con la santidad divina. El cierra la puerta a cualquier posibilidad de que alguno de su propia libre voluntad pueda tornarse a Dios cuando El dice: "No hay quien busque a Dios". Dios describe al hombre como un desesperado pecador, uno que está muerto espiritualmente. Su garganta es un sepulcro abierto; es decir, todas las palabras de su boca proceden de una tumba de carne en corrupción. Es una declaración desagradable y expresa nuestra ausencia de vida. ¿Cómo puede decirse que cualquiera puede tornarse o que se tornará a Dios de su propia libre voluntad? Debemos absorber esta verdad terrible. Es verdad de Dios que estamos muertos espiritualmente antes de ser salvos. Somos tan depravados en nuestra naturaleza que nunca le buscaríamos a El de nosotros mismos.
Nuestra ausencia de vida en tanto que permanecemos sin salvación es enfatizada aún más en Juan 5:24, donde Dios dice:

"De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra,
y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna;
y no vendrá a condenación, más pasó de muerte a vida"


Estamos muertos en nuestros pecados. Solo Dios puede darnos vida.
El Evangelio es Predicado a Gente Muerta En I de Pedro 4:6 leemos:

"Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos;
para que sean juzgados en carne según los hombres,
y vivan en espíritu según Dios".


Por supuesto no predicamos a cadáveres físicamente hablando; no acudimos a un cementerio y predicamos a los cuerpos que están en las tumbas. Predicamos a gente que tiene vida y aliento y existencia consciente, pero Dios dice que el Evangelio es predicado a los muertos. Estamos muertos espiritualmente antes de ser salvos; por consiguiente, de nuestra propia voluntad nunca nos acercaremos a Dios.
Maravillosamente, este versículo nos dice lo que sucede a aquellos que reaccionan al Evangelio y experimentan el amor de la salvación de Dios. El versículo 6 dice, "para que sean juzgados en carne según los hombres", es decir, ellos van a experimentar la muerte física, pero "vivan en espíritu según Dios". En su existencia espiritual, en su alma, donde experimentaron la resurrección cuando fueron salvos, ellos vivirán para Dios.
Cristo declara en Juan 6:44, "Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero". La palabra "puede" en este pasaje es una palabra que significa que ninguno tiene el poder de venir a Cristo. Ninguno tiene la fortaleza para acercarse a El; estamos muertos espiritualmente. Solamente porque nuestro Padre celestial nos atrae hacia Sí podemos acercarnos a El.
Previamente en nuestro estudio mencionamos a Lázaro, quien estuvo muerto por cuatro días y estaba en la tumba. Era un cadáver hediondo, y sin embargo Jesús le habló a ese hombre muerto, tal como nosotros hablamos a los espiritualmente muertos (I Pedro 4:6). Jesús le dijo en Juan 11:43, "Lázaro, ven fuera". ¿Tenía Lázaro la capacidad de salir? ¿Podría él salir a causa de que él físicamente oyó la voz de Jesús? No, él no pudo oír; él estaba muerto. El nunca podría salir. Si usted pudiera ir a un cementerio y llamar durante mil años a la gente para que salga, ni una tan sola persona saldría porque están muertas, y eso muestra cuán muertos espiritualmente estamos.
El cadáver de Lázaro en la tumba es una figura de nuestra condición espiritualmente muerta antes de ser salvos. Dios usa este evento histórico para enseñar la verdad espiritual acerca de la naturaleza de la salvación.
El lenguaje usado para describir la muerte de Lázaro y su resurrección milagrosa muestra que el evento es figura de la salvación. En tanto que hablaba con Marta acerca del muerto Lázaro, Jesús dijo en Juan 11:25, "Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá". Esta hermosa promesa se refiere totalmente a la salvación; Jesús levantó a Lázaro a fin de probar que Su promesa es fidedigna. Lázaro fue resucitado físicamente y nosotros que creemos en Cristo seremos resucitados espiritualmente. Lázaro no tenía poder en sí mismo; él estaba muerto. El no pudo de su propia voluntad resucitarse físicamente, y sin embargo resucitó físicamente. Del mismo modo, estamos muertos espiritualmente antes de ser salvos. No tenemos ningún poder; por tanto, no podemos resucitar espiritualmente. Al venir el Evangelio a nosotros, resucitaremos si es la voluntad de Dios resucitarnos, como El levantó a Lázaro de los muertos.
Esto es lo que la Biblia enseña. Estamos muertos y nuestras propias acciones no pueden contribuir para nuestra salvación. No hay tal cosa de libre albedrío en la cuanto a lo que concierne a la Biblia.

La Doctrina del Libre Albedrío es Antitética a la Enseñanza Bíblica de nuestra Ausencia de Vida Espiritual


Me temo que algunos se aferran tenazmente a la idea de libre albedrío porque ésta les proporciona un poco de crédito por su salvación. ¡Oh, quizá sepamos y admitamos que es por medio de la gracia que somos salvos! Pero, ¡oh, cuánto deseamos recibir aunque sea un poco de crédito! ¿Podemos tener un poco de reconocimiento por lo que hemos contribuido para nuestra salvación? Esa es nuestra naturaleza.
Suponga que hemos horneado un hermoso pastel o hecho otra cosa que exhibe nuestro arte manual. Después que hemos trabajado arduamente en ello y vemos que nuestra obra es hermosa, entonces nos sentimos mal si nuestros amigos se olvidan de felicitarnos por el trabajo de nuestras manos. Así es como estamos diseñados; queremos recibir elogio por lo que hacemos, y queremos cierta alabanza en cuanto a nuestra salvación.
Si yo me torné a Cristo por mi propia libre voluntad, entonces en alguna manera me siento un poco mejor que mi vecino no salvo. Después de todo, yo reaccioné al Evangelio y él no; por tanto, yo puedo recibir un poquito de crédito aunque yo sé que básicamente mi salvación depende de lo que Cristo ha hecho.
La Biblia dice no. Estamos muertos en nuestros pecados, y no hay manera en que podamos ser salvos a menos que Dios nos atraiga hacia El. La Biblia dice en el Salmo 51:2: "Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado", y en el mismo Salmo 51, versículo 17, dice: "Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios". Es totalmente la obra de Dios.

El Peligro de la Doctrina del Libre Albedrío


Hay algo muy inquietante acerca de la doctrina del libre albedrío. Es un asunto muy serio, y la Biblia nos dice por qué. En Números 15:32-34 leemos acerca de una persona que recogió leña en el día de Reposo:

"Y estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre
Que recogía leña en día de sábado.
Y los que le hallaron recogiendo leña, trajéronle a Moisés y a Aarón,
Y a toda la congregación:
Y pusiéronlo en la cárcel, porque no estaba declarado
Qué le habían de hacer".


Hasta donde podemos decir, este hombre guardaba el Sábado como fue mandado, pero cometió lo que parece ser un pecado muy incidental; él recogió unas cuantas piezas de leña. Ciertamente esto no es un pecado grave, ¿no es cierto? Pero Dios dice en los versículos 35-36:

"Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre;
apedréelo con piedras toda la congregación fuera del campo.
Entonces lo sacó la congregación fuera del campo,
Y apedreáronlo con piedras, y murió; como Jehová mandó a Moisés".


¡Qué horrible castigo por tal pecado incidental! ¿Por qué es esto? ¿Por qué puso Dios esto en la Biblia? Es una advertencia dramática a nosotros a no mezclar obras con la gracia de Dios.
El Día de Reposo del Antiguo Testamento es un cuadro de nuestra salvación en el Señor Jesucristo. Cuando la nación de Israel descansó en el día séptimo de todas sus labores, estaban supuestos a no hacer obra de ninguna clase. Así, también, cuando somos salvos, debemos descansar por completo en el Señor Jesucristo. El ha hecho toda la obra que se requiere para salvarnos. El Día de Reposo del Antiguo Testamento era una figura de la salvación que Dios proveería por medio de nuestro Salvador. Antes de ser salvos, obramos a fin de quizá poder de alguna manera ganar entrada al Cielo por nuestras propias acciones. Después de ser salvos, descansamos de nuestras obras y simplemente confiamos en Cristo, quien ha hecho toda la obra. Descansamos en la gracia de Dios cuando somos salvos, tal como los hijos de Israel descansaron en el Día de Reposo.
Por tanto, cuando el hombre recogió leña, su acción era semejante a la acción de uno que dijera, "Sí, soy salvo por gracia, pero mi obrar ha contribuido un poquito. Puedo hacer un poquito de trabajo para mi salvación". Dios dijo que el hombre que recogió leña tenía que ser apedreado hasta morir. Ser apedreado hasta morir en el Antiguo Testamento indicaba que tal persona estaba cayendo en la condenación del infierno. Este asunto tan doloroso sucedía a quienes fueron tan particularmente pecadores. Su muerte era un cuadro de la ira de Dios que cae sobre el pecado, lo cual resulta en condenación en el infierno. De esta manera, por medio del relato del hombre que recogió leña, Dios enseña que si tenemos un programa de salvación que es mayormente gracia pero también requiere un poquito de nuestro propio trabajo, entonces todavía estamos bajo condenación.
¡Qué pensamiento más amenazador! Qué cosa tan terrible; pero no necesitamos preocuparnos acerca de ello si nos disponemos a seguir las Escrituras y creer lo que leemos en Efesios 2, Romanos 3, Juan 5:24, y los otros pasajes que nos dicen que estamos muertos en nuestros pecados y que no tenemos libre albedrío. Dios mismo y sólo Dios nos salva. Solamente Dios ha de recibir la gloria por nuestra salvación.
Pasajes que Aparentemente Enseñan Libre Albedrío
Algunos pasajes parecen indicar que tenemos libre albedrío, por ejemplo, Dios declara en Apocalipsis 22:17:

"Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven.
Y el que oye, diga: Ven.
Y el que tiene sed, venga: y el que quiere, tome
del agua de la vida de balde".


Este versículo no indica que cualquiera de su propia voluntad pueda tornarse al Evangelio, el cual es el agua de vida. Este versículo simplemente dice que la oferta benevolente de salvación de Dios está disponible a toda la raza humana. Si alguna persona se torna a El, Dios lo salvará. Cuando leemos este versículo a la luz del resto de la Biblia, sabemos que ninguno de su propia voluntad se tornará a Cristo porque no hay quien busque a Dios (Romanos 3:11). Así, en tanto que Apocalipsis 22:17 es una promesa de Dios, nunca impulsará una reacción en alguno a menos que Dios lo atraiga.
Apocalipsis 3:20 es usado frecuentemente por aquellos que desean retener algún aspecto del libre albedrío. Allí Dios declara:

"He aquí yo estoy a la puerta y llamo:
si alguno oyere mi voz y abriere la puerta,
entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo"


Si este versículo es leído rápidamente, parece indicar que la persona que responde a Cristo está haciendolo de su propio libre albedrío. Si leemos este versículo muy cuidadosamente, notamos que dice, "Si alguno oyere mi voz". ¿Puede un hombre muerto oír la voz de Dios? ¿Pudo Lázaro oír la voz de Jesús? La respuesta es, "Por supuesto que no. El no podía oír la voz del Salvador; él estaba muerto". Pero él sí escuchó la voz de Cristo. El oyó, y vino fuera.
Del mismo modo, los muertos espiritualmente de sí mismos no pueden oír con entendimiento el llamado del Evangelio. Aquellos que responden lo hacen tan sólo porque Dios les da oídos espirituales para oír. Así como Dios le dió al muerto Lázaro oídos físicos para oír y fuerza para responder, así Dios nos da oídos espirituales para escuchar si El nos está atrayendo hacia Sí. Apocalipsis 3:20 no enseña libre albedrío. Simplemente indica que si tenemos oídos para oír, entonces responderemos, pero los oídos para oír deben venir de Dios.
Es significativo que Dios repetidamente declara en el libro de Apocalipsis: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias" (Apocalipsis 3:6). Solamente aquellos a quienes Dios está atrayendo, aquellos a quienes Dios está salvando, tendrán esa clase de oído. Por tanto, este versículo también da corroboración Bíblica a la enseñanza histórica de total depravación.
Debemos de concluir que el principio de total depravación es completamente bíblico y que resistirá el examen más minucioso de las Escrituras, pero es absolutamente opuesto a la idea del libre albedrío. Un evangelio que promueve la idea de que cualquiera tiene libre albedrío para escoger a Dios es contrario a la Biblia.
Cuando no somos salvos, nuestra voluntad está vendida al pecado y a Satanás. Podríamos insistir que nuestra voluntad es libre, pero en nuestra condición no salva, nuestra voluntad es siempre contraria a la voluntad de Dios. Nunca por nosotros mismos vendremos a Dios porque la Biblia recalca, "no hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). Si usted desea llamar a eso "libre albedrío", el que siempre vayamos en contra de Dios, hágalo si quiere, pero ese no es el significado adscrito al libre albedrío cuando la gente dice, "De mi propia voluntad he decidido ser salvo". Su significado es que cualquiera puede venir a Cristo por un acto de su voluntad, el cual no está bajo ninguna coacción de Dios. Del mismo modo, la idea de que Dios nunca impondrá Su voluntad sobre quienes rechazan a Cristo y sobre quienes así permanecen perdidos de su propia libre voluntad es una imposibilidad Bíblica y una doctrina peligrosa.
Cuando Josué ordenó al antiguo Israel "escogeos hoy a quién sirváis" (Josué 24:15), ¿estaba Josué sugiriendo que el hombre tiene libre albedrío? Cuando leemos Josué 24:15 cuidadosamente, descubrimos que el mandato de Josué de escoger no consistía en elegir entre Dios y Baal, sino que era elegir entre una falsa religión y la otra. En Josué 24:15 leemos;

"Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis;
Si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres,
cuando estuvieron de esa otra parte del río,
o a los dioses de los Amorreos en cuya tierra habitáis:
que yo y mi casa serviremos a Jehová"


Dios no nos da la alternativa de sí o no creeremos en Cristo. Dios manda a la raza humana a creer en Cristo. Leemos en I de Juan 3:23:

"Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre
de su Hijo Jesucristo,
y nos amemos unos a otros
como nos lo ha mandado".


Si algunos versículos en la Biblia implican que una alternativa tiene que ser escogida, Dios siempre manda cuál debe escogerse. El mandato es que debemos volvernos a Dios. Debemos fielmente llevar el Evangelio, incluyendo el mandato de Dios de creer en Cristo.
Debemos darnos cuenta de que solamente aquellos a quienes Dios atrae - aquellos a quienes El ha escogido para salvación - obedecerán y reaccionarán a la oferta del Evangelio. También debemos darnos cuenta de que hemos sido comisionados por Dios para hacer la oferta del Evangelio a fin de que el programa de salvación de Dios se cumpla en las vidas de aquellos cuya voluntad El inclina a responder y a creer.
Nunca debemos de agregar declaraciones a la presentación del Evangelio a efecto de que la elección final sea del hombre y no de Dios. Muchos predicadores agregan declaraciones tales como: "Dios ha hecho Su parte y ahora depende de tí", "Dios por su gracia ha pagado tus pecados pero depende de tí el aceptar Su perdón"; "Dios ha hecho todo lo que debía hacer; el resto depende de tí", y "Dios es un caballero: El ha provisto para tu salvación, pero El no te forzará a aceptarla".
Esas declaraciones dicen que nuestra salvación está basada en el obrar de Dios más nuestra obra; son parte y complemento con el concepto de que el hombre tiene libre albedrío. Esas declaraciones ignoran el hecho de que nuestra salvación es "no por obras" (Efesios 2:9), y que el hombre está muerto en sus pecados. No hay reconocimiento del terrible significado de un evangelio de obras/gracia.
La aserción común de mucha gente hoy de que el hombre debe "aceptar" al Señor Jesús como su Salvador está basada en la premisa de que el hombre tiene libre voluntad. La verdad es, recibimos a Cristo porque Dios nos lo da a El como un regalo (Juan 6:37). Dios inclina nuestra voluntad; Dios nos atrae; Dios nos da la salvación. Nosotros recibimos el don de salvación sin ningún esfuerzo ú obra de nuestra parte.

¿Cuál de estos himnos está usted dispuesto a cantar?

(1) "No fui yo quien te escogí, Dios,
Porque, Señor, eso no podría ser así;
Este corazón aún te rechazaría a Tí,
De no haberme escogido Tú a mí".
O:
(2) "No fue que Tú me escogiste a mí,
Pues, Señor, eso no podría ser así;
Tu corazón aún me rechazaría,
De no haberte escogido yo a Tí"

El primero es el himno Bíblico. Cuando "nosotros hemos decidido seguir a Jesús", en verdad es la acción de Dios moviéndonos a nosotros. No podemos tomar crédito alguno. ¡La alabanza corresponde al precioso Señor Jesucristo. Dios da el arrepentimiento! ¡A Diossea la gloria!

 

 

Capítulo III


U = Elección Incondicional


La U en el acrónimo TULIP significa elección incondicional. La elección no es un tema felíz para muchas personas porque lleva consigo el hecho de que Dios nos elige; nosotros no lo elegimos a El. Al hombre por naturaleza no le gusta este punto de vista porque subraya su estado de muerte espiritual y le roba de su orgullo propio. Le recuerda que él no es el amo de su destino, ni el capitán de su alma, pero esto es el punto de vista que la Biblia enseña claramente. En nuestro estudio aprenderemos que se requiere la elección a cualquiera para ser salvo. Es parte necesaria del programa de salvación de Dios. Ya hemos aprendido que el hombre está muerto en sus pecados. El no buscará a Dios; él ama su pecado. De su propia voluntad, él nunca se acercará a Dios. Por lo tanto, si Cristo no fué más allá de tan sólo ofrecer salvación al mundo, no habrían creyentes. La bondadosa y amorosa oferta de salvación de Dios podría ser proclamada a la humanidad por mil años, pero ningún individuo en toda la raza humana respondería de sí mismo. La naturaleza del hombre es estar por completo en rebelión contra Dios; ninguno busca a Dios. Si Dios no actuase en el corazón, ninguno llegaría a ser salvo.
Cristo determinó que El edificaría Su iglesia y que las puertas del infierno no prevalecerían contra El. Para edificar Su iglesia, El eligió a ciertas personas para ser salvas. Así, la elección es absolutamente esencial al programa de salvación de Dios.

¿Cuándo escogió Dios a quienes habrán de ser salvos?


¿Cuándo decidió Dios o eligió a quienes El salvaría? La Biblia nos dice en Efesios 1:4 que El nos escogió en Cristo desde antes de la fundación del mundo. En otras palabras, Dios ya había escogido a quienes El salvaría antes que el hombre fuera creado y, consecuentemente desde luego, antes que el hombre cayese en pecado.
En Apocalipsis 17:8 Dios habla de aquellos "cuyos nombres no están escritos en el Libro de la Vida desde la fundación del mundo". El habla allí de los malos, aquellos que son esclavos de la Bestia y del reino de Satanás. El hecho de que sus nombres no están escritos en el Libro de la Vida desde la fundación del mundo implica que los nombres de los creyentes en Cristo, que no son esclavos de Satanás, estaban escritos en el Libro de la Vida desde antes de la fundación del mundo, lo cual está de acuerdo con Efesios 1:4, donde se nos dice que "nos escogió en El antes de la fundación del mundo". Por consiguiente, la Biblia nos muestra que la elección de Dios se llevó a cabo antes de los tiempos y antes que Dios comenzara Su creación.
A raíz de que Dios conoce el final desde el principio (Isaías 46:10), El sabía que el hombre, al cual El crearía perfecto y sin pecado, habría de su propia voluntad de rebelarse contra Dios y se sumergiría en el pecado. Por tanto, nuestro Padre Celestial hizo provisión para esta eventualidad dando a aquellos a quienes El planeó salvar al Señor Jesucristo. Leemos en Juan 6:37, "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera". Este versículo se refiere a los elegidos, quienes fueron escogidos por Dios antes de la fundación de la tierra y cuyos nombres El escribió en el Libro de la Vida del Cordero.
Tres palabras griegas, ekloge, eklektos, y eklego, se traducen igualmente elección, elegido, o escogido, y se usan cincuenta veces en el Nuevo Testamento. Algunos ejemplos incluyen: Romanos 11:5, "Así también, aún en este tiempo ha quedado un remanente por la elección [ekloge] de gracia". II de Pedro 1:10, "Por lo cual, hermanos, procurad tanto más de hacer firmes vuestra vocación y elección [ekloge]".
También, Colosenses 3:12, "Vestíos, pues, como escogidos [eklektos] de Dios, santos y amados..." Tito 1:1, "Según la fe de los escogidos [eklektos] de Dios...". Mateo 22:14, "Porque muchos son llamados, y pocos escogidos [eklektos]". I de Pedro 2:9, "Mas vosotros sois linaje escogido [eklektos]". Efesios 1:4, "Según nos escogió [eklego] en él antes de la fundación del mundo".

La Doctrina Bíblica de la Predestinación


Una doctrina corolaria en la Biblia del programa electivo de Dios es la predestinación. La predestinación, tal como la palabra elección, es una palabra incómoda para mucha gente, que podría estar esperanzada de que se trata solamente de una palabra teológica que no está en la Biblia.
El hecho es que la palabra griega proorizo, de la cual viene predestinación, se encuentra seis veces en el Nuevo Testamento. La hallamos en Romanos 8:29, "Porque a los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo", y Romanos 8:30, "Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó".
Leemos en Efesios 1:5, "Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo a sí mismo, según el puro afecto de su voluntad", y Efesios 1:11, "En él digo, en quien asimismo tuvimos suerte, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad".
La palabra predestinar se halla en otros dos lugares en el Nuevo Testamento. En Hechos 4:28 es traducida "antes determinado", y habla acerca de la voluntad de Dios que Cristo sufriría por nuestros pecados y que era parte de Su plan divino que Herodes y Poncio Pilato y otros estuvieran contra El. En este contexto Dios dice en el versículo 28, "Para hacer lo que tu mano y tu consejo habían antes determinado [predestinado] que había de ser hecho". Así que vemos que el consejo de Dios había predestinado de antemano lo que había de ser hecho.
La palabra proorizo (predestinar) se traduce como "ordenado" en I de Corintios 2:7, "Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios ordenó (predestinó) antes de los siglos para nuestra gloria". Dios habla aquí del plan completo del Evangelio que fue predestinado por Dios.
En esos versículos Dios enseña que El predeterminó todo aspecto del programa de salvación antes de la fundación del mundo, incluyendo quiénes serían salvos. El no predestinó a aquellos a quienes El vió que de sí mismos vendrían a Dios; esa es una imposibilidad porque todo ser humano está muerto en sus pecados - "No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). Dios vió a través de los corredores del tiempo y vio la miserable raza humana después de la caída de Adán, y El escogió a algunos de tales pecadores miserables y rebeldes y los eligió para salvación; la Biblia enseña que El los predestinó para ser salvos.
Si Dios simplemente buscó y salvó a aquellos que vinieron a El de su propia libre voluntad, entonces El no podría hablar de los tales como siendo escogidos. Sería incorrecto porque Dios no habría hecho la elección; sería elección del hombre. El hombre elegiría o escogería acercarse a Dios, y Dios simplemente reconocería a aquellos que son salvos. Dios hablaría de ellos como los recipientes de la gracia de Dios solamente y no de elegir a aquellos que son salvos. Leemos en Juan 15:16, "No me elegísteis vosotros a mí, mas yo os elegí a vosotros". Nosotros somos los elegidos de Dios si hemos comenzado a creer en Cristo como nuestro Salvador y Señor.

Los Elegidos son Pecadores salvados Incondicionalmente


La elección incondicional es un principio de la Biblia. Dios salva a Sus elegidos sin importar lo terrible de sus pecados. Los elegidos son salvos no porque sean buenos, ni porque sean hermosos; El salva a los elegidos a pesar de sus pecados. Recuerde, leemos en Romanos 3:10-18 que Dios describe a toda la raza humana, sin excepción, como perversa; y en Jeremías 17:9: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso." De esas personas, El eligió a algunas para ser salvas.
La Biblia no enseña que Cristo vino a salvar a aquellos que fueren buenos; la Biblia enseña que Cristo vino a salvar a los pecadores. Dios declara en Santiago 2:5, "¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?" Somos ricos en fe, por supuesto, debido a que Dios nos da fe; es un regalo. Leemos en Efesios 2:8-9, "Porque por gracia sois salvos por la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios: No por obras, para que nadie se gloríe". En I de Corintios 1:27-28 Dios declara:

"Antes lo necio del mundo escogió Dios,
Para avergonzar a los sabios:
Y lo flaco del mundo escogió Dios,
Para avergonzar lo fuerte;
Y lo vil del mundo
Y lo menospreciado escogió Dios,
Y lo que no es, para deshacer lo que es"


En estos versículos, Dios habla de aquellos que El salvará como necios y menospreciados; es Su elección salvar aquello que no es de valor en sí mismo. Ese es nuestro estado cuando Dios nos salva; no merecemos en ninguna manera ser elegidos de Dios. Nuestra elección es absolutamente y completamente incondicional.
Cuando Cristo llamó a Lázaro de la tumba (Juan 11:43), mucha gente estaba en los cementerios, y nuestro Señor podría haberse dirigido a cualquier tumba y decirle a un muerto que saliese, y esa persona habría salido. Cristo en Su voluntad soberana decidió resucitar a Lázaro. Lázaro no reunía las condiciones para responder a la orden de Cristo; él no reunía las condiciones para ser elegido para ser levantado de entre los muertos. El simplemente era uno de los muertos. El no tenía calificaciones particulares que lo hicieran más fácil de resucitar que a otro cualquiera. Lázaro estaba muerto y su cuerpo se estaba corrompiendo, y no había nada que lo calificara para salir, pero él salió. Cristo lo eligió y le ordenó salir.
Cuando Cristo levantó a Lázaro, El nos dió un cuadro dramático de la elección incondicional. Somos elegidos de Dios para ser salvos, pero no hay condiciones que tengamos que llenar para ser salvos por El. Venimos a El tal como somos - en nuestra rebelión, perversidad, corrupción, y bancarrota espiritual. Dios declara en el Salmo 34:18, "Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salvará a los contritos de espíritu", y en el Salmo 51:17, "Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado: al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios".

¿Promueve el Fatalismo la Idea de la Elección?


Podría hacerse la pregunta: "Si Dios eligió desde antes de la fundación del mundo a aquellos a quienes El salvaría, y si no hay nada que yo pueda hacer acerca de mi elección, ¿entonces de qué sirve tratar de obedecer el mandamiento de la Biblia de creer en el Señor Jesucristo? Si soy elegido, yo creeré. Si no soy escogido, no creeré. No puedo hacer nada para hacerme a mí mismo un elegido; todo depende del plan soberano de Dios".
El hecho es que cuando Dios nos ordena creer, tenemos que obedecer esa orden. Ocasionalmente, alguien obedece esa orden; si esa persona es elegida o no no debe importarle en ese momento. Cuando oímos el Evangelio, debemos fielmente obedecer el Evangelio creyendo en el Señor Jesucristo.
Aquellos que llegan a creer en el Señor Jesucristo luego comenzarán a preguntarse, "¿Por qué creí? ¿Por qué me convertí al Señor Jesucristo cuando muchos otros a mi alrededor no lo hicieron?" Entonces, cuando examinen las Escrituras para averigüar por qué, ellos descubrirán que llegaron a ser creyentes porque Dios los eligió y los atrajo a Sí mismo.
Dios ha abierto los ojos y oídos espirituales a todo individuo que se salva. Dios ha capacitado a ese individuo a fin de que responda al Evangelio, del mismo modo que capacitó a Lázaro, quien estaba muerto y en la tumba, para ser obediente cuando Jesús dijo, "Lázaro, ven fuera" (Juan 11:43). Esta es la doctrina de la elección.
Nuestro trabajo es proclamar el Evangelio, pero no nos incumbe saber quién es elegido de Dios. Sabemos que entre los no salvos están los elegidos de Dios. Cristo sabe quiénes son ellos - son las ovejas perdidas a las que El vino a buscar y a salvar. A medida que testificamos y oramos, y ellos oyen el Evangelio, Dios los atraerá a Sí mismo. No sabemos si son elegidos o no, pero Dios lo sabe.
La elección es una doctrina maravillosa y una promesa maravillosa. Esta asegura el éxito al presentar nosotros el Evangelio. El éxito de la presentación del Evangelio no depende de nuestros métodos de ganar; no depende de nuestra espléndida retórica, ni de nuestro arte de vender. El éxito depende de la fidelidad de Dios a su propio Evangelio. Es por medio del mensaje del Evangelio que El buscará y salvará a aquellos a quienes ha predestinado para ser salvos. El los llamará; El los justificará; El los glorificará (Romanos 8:30). Esta es la promesa absoluta de Dios. Esta es la elección incondicional. ¡Qué doctrina tan maravillosa es ésta! Es una lástima que haya gente que tiene miedo de la misma.
La doctrina de la elección y predestinación es hermosa. ¿Por qué entonces hay tanta gente que le teme? No les gusta la doctrina porque a ellos les gusta creer que Dios no predestina contra la voluntad del hombre. Es decir, a ellos les gusta creer que Dios predestina a aquellas personas quienes El sabe que se tornarán a El; el hombre quiere al menos un poco de crédito por su salvación.
Además, el hombre quiere desesperadamente ser soberano en su propio derecho, lo cual fue la naturaleza de Lucifer cuando cayó en pecado. Lucifer quería ser un rey; él quería ser como Dios (Isaías 14). El hombre, también, quiere ser el rey en el trono de su vida. Por la misma naturaleza del hombre, es reprensible a él reconocer la soberanía de Dios. Sin embargo, la doctrina de elección incondicional, que es enseñada claramente por la Biblia, subraya que Dios es soberano. ¡El salva a aquellos a quienes El salvará! Bajo ninguna circunstancia es el hombre quien escoge. Es Dios quien escoge.

La Voluntad de Dios concerniente a la Salvación es completamente Soberana

Dios insiste en Su soberanía en Romanos 9, por ejemplo, donde El usa a Esaú y a Jacob como figuras de Su doctrina de predestinación y elección. Romanos 9:11-13:

"(Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún
ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme
a la elección, no por las obras sino por el que llama,
permaneciese;)
Le fué dicho que el mayor serviría al menor.
Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí".


Allí está, ¿se da cuenta? Dios indica que El fué completamente soberano en esto. En Romanos 9:15 El declara, "Tendré misericordia del que tendré misericordia". "Tendré" es enfatizado porque Dios hace la decisión. En Romanos 9:16 Dios dice: "Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia". Este versículo deliberada y plenamente excluye la voluntad del hombre.
Otro versículo que da más refuerzo a esta doctrina Bíblica maravillosa es Romanos 9:18, "De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece". La doctrina de la gracia soberana funciona en el programa electivo de Dios.
Cuando leemos en el libro de Romanos, podríamos ser recordados de la letra de un antiguo himno, que dice: "Tú el Alfarero, yo el barro soy; tómame y hazme, a TU querer" Esta súplica está basada en la enseñanza de Romanos 9:20-23:

"Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú,
para que alterques con Dios?
Dirá el vaso de barro al que le labró:
¿Por qué me has hecho tal?
¿O no tiene potestad el alfarero
Para hacer de la misma masa
Un vaso para honra,
Y otro para vergüenza?
¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira
Y hacer notoria su potencia,
Soportó con mucha mansedumbre
Los vasos de ira preparados para muerte,
Y para hacer notorias las riquezas de su gloria,
Mostrólas para con los vasos de misericordia
Que él ha preparado para gloria".


En estos versículos Dios enfatiza que El es supremo; El tiene el poder y el derecho de salvar a aquellos a quienes El desea salvar. Dios no está bajo ninguna obligación de salvar tan siquiera a una sola persona en toda la raza humana. Todos merecemos ir al infierno. Todos merecemos pasar la eternidad en la condenación, bajo Su ira. El hecho de que El salve a algunos de acuerdo a Su divina elección, Su programa electivo, es asunto sólo de Dios.
Juan 1:12 presenta la verdad: "Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre". Si nos detuviésemos precisamente aquí, parecería como si la elección es del hombre - aquellos que le reciben son salvos. Pero note la declaración que establece calificación en el versículo siguiente: "Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios" (Juan 1:13). Dios insiste que El hace la elección. Es Su voluntad la que decide quién ha de ser salvo. Aquellos que creen en Cristo no lo hacen de su propia voluntad porque su voluntad está totalmente bajo pecado.
La doctrina de que la salvación llega solamente a aquellos que son elegidos de Dios es enseñada también en Hechos 13:48, donde leemos: "... y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna". Esto vuelve a repetirlo una vez más, ¿no es cierto? No todos creyeron, sino solamente aquellos que fueron ordenados por Dios para creer.

Dios da el Arrepentimiento


Dios manda a los hombres en todos los lugares que se arrepientan de sus pecados (Hechos 17:30). Es fácil asumir, por lo tanto, que aunque la salvación es por gracia, por lo menos el hecho de que yo me he arrepentido y alejado de mis pecados es un resultado de mi voluntad independiente. Yo podría concluir de que a causa de que me he alejado de mis pecados, Dios me va a salvar. De alguna manera yo quiero creer que el arrepentimiento tiene algo que ver con mi voluntad y que es aparte del accionar de Dios. Pero aún el pensamiento de independencia aparte de la acción de Dios no será tolerado por la Biblia. En Hechos 5:31 leemos:

"A este ha Dios ensalzado con su diestra por Príncipe y Salvador,
para dar a Israel arrepentimiento y remisión de pecados"


Dios evidentemente declara que aun nuestro arrepentimiento nos es dado de Dios. Dios no requiere que se cumplan condiciones antes que podamos ser salvos. El toma a un pecador indigno, rebelde, y malvado y le da arrepentimiento a fín de que el programa de salvación de Dios pueda continuar en la vida de esa persona. No es extraño entonces que en Efesios 2:8-10 se declare:

"Porque por gracia sois salvos por la fe;
y esto no de vosotros, pues es don de Dios:
No por obras, para que nadie se gloríe.
Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús
para buenas obras, las cuales Dios preparó
para que anduviésemos en ellas".


La buena obra de arrepentimiento de nuestros pecados es también un don o regalo de Dios.

Dios da la Fe
La Biblia fortalece nuestro conocimiento del papel total de Dios en nuestra salvación cuando habla de nuestra fe. Leemos en Romanos 4:3, "Porque ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fué atribuído a justicia". Podríamos concluir de que no obstante nuestras obras no son meritorias para nuestra salvación, nuestra fe debe ser contada para la misma. Sin embargo, cuando estudiamos la Biblia más cuidadosamente, descubrimos que no fue la fe de Abraham la que fué contada para justicia, sino que fué Dios mismo quien fué contado para justicia.
Desarrollaremos más este pensamiento. En Gálatas 2:16 leemos:

"Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley,
sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído
en Jesucristo, para que fuésemos justificados por la fe de Cristo,
y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley
ninguna carne será justificada"

Dios declara que es "por [Griego dia - por medio de] la fe de Jesucristo", y "fuésemos justificados por [Griego ek - a partir de] la fe de Cristo". En otras palabras, la base de nuestra salvación no es nuestra fe - la base de nuestra salvación es la fe de Cristo. Porque El fue perfectamente fiel en llevar a cabo el plan de salvación de Dios, nosotros somos salvos. Con razón Cristo es llamado "Fiel y Verdadero" en Apocalipsis 19:11.
Además, vemos que en Gálatas 2:16 Dios declara que no somos justificados por [Griego ek - a partir de] las obras de la ley. En Juan 6:28 los Judíos preguntaron a Jesús, "¿Qué haremos para que obremos las obras de Dios?" Jesús contestó en el versículo siguiente: "Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado". En esta declaración, el Señor Jesucristo enseña que nuestra fe por medio de la cual creemos en Cristo como Salvador es una obra. Gálatas 2:16 indica que no podemos ser justificados por las obras de la ley; por lo tanto, sabemos que podemos ser justificados solamente por la obra de Cristo y no por la nuestra.
Nuestro conocimiento de la grandiosa verdad de Gálatas 2:16 es fortalecida además por Gálatas 2:20, donde leemos: "...y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en [Griego en - en] la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí". Vea también Romanos 3:22 y Filipenses 3:9. Volviendo a Romanos, en el Capítulo 4, versículo 5, Dios declara:

"Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío,
la fe le es contada por [ Griego eis - a ] justicia".


"La fe" puede referirse solamente a la fe de Dios, es decir, a la fidelidad de Dios, la cual lleva al creyente dentro de la justicia. Esto explica el significado de la frase en Romanos 1:17, "Porque en él, la justicia de Dios se descubre de[Griego ek - a partir de] fe en[Griego eis - a] fe". Dios enseña en este y en el versículo previo que la salvación tanto de Judíos como de Griegos es a partir de la fe (la fe de Cristo), y a fe (nuestra fe), la cual es un reflejo o resultado de la fe de Cristo.
Así, podemos entender Efesios 2:8, donde Dios declara: "Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios".
En todo aspecto de nuestra salvación, no merecemos nada. A Dios va todo el honor y la gloria. Por virtud de la fidelidad de Cristo somos contados justos. La fe de Cristo nos es dada a nosotros como un regalo a fin de que podamos confiar en Cristo como Salvador.
Un último versículo, y completaremos este estudio del principio de elección incondicional. En Juan 6:37 leemos: "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera". En este versículo Cristo insiste que aquellos que el Padre le ha entregado a El vendrán a El. No hay implicación de que la raza humana entera le haya sido dada a El, pero si así fuera, entonces toda la raza humana vendría a El. Dios ha escogido de entre la raza humana aquellos a quienes El ha de salvar.
Por lo tanto, las preguntas lógicas siguen: "Si Dios ha decidido por Su voluntad soberana el salvar a algunos y dejar a otros enfrentar el trono del juicio, y ser sentenciados al infierno y a la condenación eterna por causa de sus pecados, entonces ¿fue Cristo a la cruz a favor de todos los seres humanos? ¿O Cristo pagó solamente por los pecados de aquellos que habrían de creer en El, es decir, aquellos que fueron escogidos para ser de El, lo cual es un número limitado?"
Históricamente, la iglesia ha hablado de este principio como expiación limitada o expiación particular, es decir, el pago de Cristo en la cruz fue efectivo sólo para aquellos que fueron elegidos de Dios. No hubo provisión hecha para aquellos que no creerían en El.
Algunos enseñan que Cristo pagó por los pecados de todos y que es solamente nuestro rechazo de Cristo el que nos envía al infierno. Esta enseñanza va de la mano con la idea de que es por nuestra propia elección que nos volvemos a Cristo; sostiene la idea errónea de que Dios ha hecho todo lo que pudo, y ahora depende de nosotros. Estas son algunas de las ideas que serán exploradas en el capítulo siguiente.

 

 

 

 

Capítulo IV


L = Expiación Limitada


En este capítulo examinaremos cuidadosamente la cuestión de la expiación limitada o expiación particular, para ver si es un principio Bíblico. En hermoso lenguaje Dios declara la expiación particular por medio del ángel que le habló a José en Mateo 1:21, "...Y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados". Note la frase "Su pueblo". ¿Quiénes son SU pueblo". Vimos antes en Juan 6:37 que Su pueblo son aquellas personas que le fueron dadas a Cristo por el Padre. Así, sabemos que Cristo es el Salvador solamente de aquellos que fueron dados a El por el Padre. Desde luego para salvarlos, fue necesario que El pagara por sus pecados, lo cual hizo yendo a la cruz. No hay sugerencia aquí de que El diera Su vida por todos.
En Juan 10 Cristo habla acerca de las ovejas que El vino a buscar y a salvar. En el versículo 15 El declara: "...pongo mi vida por las ovejas". ¿Quiénes son las ovejas? El dice en el versículo 14: "Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas, y las mías me conocen". Las ovejas son la gente que pertenece a El; ellas son de El. El dió su vida por ellas. El no puso su vida por toda la gente. El puso su vida por sus ovejas; ellas lo conocerán, tal como leemos en Juan 10:14, y ellas vendrán a El, como leemos en Juan 6:37.

Cristo ora solamente por aquellos que han de creer en El


En Juan 17:9-10, Cristo ora al Padre:

"Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo,
sino por los que me diste; porque tuyos son:
Y todas mis cosas son tus cosas,
y tus cosas son mis cosas: y he sido glorificado
en ellas"

En tanto que en el versículo 9 Cristo está hablando particularmente de los apóstoles a quienes El escogió, en Juan 17:20-21, El tiene a más que sus apóstoles en consideración. En estos versículos Cristo dice:

"Mas no ruego solamente por éstos, sino también
por los que han de creer en mí por la palabra de ellos.
Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí,
y yo en tí, que también ellos sean en nosotros una cosa:
para que el mundo crea que tú me enviaste"

Esa es una oración muy significativa, ¿verdad? Si Cristo puso su vida por cada individuo, ciertamente esperaríamos que El hubiera orado por ellos. Uno pensaría, si sus pecados han sido pagados, que Cristo haría los arreglos con el Padre para que ellos viniesen a El. Sin embargo, en este versículo, Dios abre el velo concerniente a la relación con la Deidad, y Cristo claramente indica que El no ora por el mundo entero. El ora por aquellos que le pertenecen y por quienes "han de creer en mí por la palabra de ellos". Cristo intercede solamente por aquellos que le han sido dados a El por el Padre. El ora por Sus ovejas. En Hebreos 7:25-26, Cristo es presentado como nuestro Sumo Sacerdote eterno:

"Por lo cual puede también salvar eternamente
a los que por él se allegan a Dios,
Viviendo siempre para interceder por ellos.
Porque tal pontífice nos convenía:
santo, inocente, limpio, apartado de los pecadores,
Y hecho más sublime que los cielos".

En estos versículos la Biblia declara específicamente que Cristo hace intercesión por los que vienen a Dios por Cristo; es decir, Cristo hace intercesión por quienes El está salvando. Eso es precisamente lo que Cristo está haciendo en Su oración que está registrada en Juan 17.

En Juan 17:2, Cristo ora al Padre:

"Como le has dado [Jesús se refiere a sí mismo]
la potestad de toda carne, para que dé vida eterna
a todos los que le diste."

En el contexto inmediato, Cristo otra vez estaba hablando de sus apóstoles, pero El enuncia un principio fundamental del programa de salvación de Dios. En esta declaración, nuestro Señor Jesús se refiere a aquellos que le fueron dados a El por el Padre (Juan 6:37), y enfatiza el hecho de que El ha provisto vida eterna para ellos. La vida eterna es un regalo que es provisto por la expiación y es dada al creyente. (¿Debemos creer que algunas personas han experimentado la expiación sin recibir vida eterna? Debemos llegar a esta conclusión no bíblica si creemos que Cristo pagó por los pecados de todos y cada uno de los humanos).



Solamente los Salvos son Justificados

Cuando estudiamos la naturaleza de la salvación desde la perspectiva de la palabra Bíblica justificación, encontramos otra vez que la expiación particular o limitada es un principio Bíblico. En Romanos 5:18 leemos: "... Así por una justicia vino la gracia a todos los hombres para justificación de vida". En Romanos 4:25 leemos: "El cual fué entregado por nuestros delitos, y resucitado para nuestra justificación".
Note que en esos pasajes, Dios enseña claramente que a quienes El salva, justifica. También, leemos en Romanos 5:9, "Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira". De esta manera, Dios ha establecido el principio que aquellos por quienes El murió son justificados, y justificados para vida. Si Cristo pagó por los pecados de todos los seres humanos, entonces habríamos de concluir que toda la humanidad está justificada delante de Dios. Debemos reconocer que ser justificado significa ser hechos justos. Si los pecados de alguno han sido pagados, no puede haber condenación.
En Hechos 24:15 leemos, "...ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos ..." En II de Pedro 2:9 leemos, "Sabe el Señor librar de tentación a los píos, y reservar a los injustos para ser atormentados en el día del juicio". Estos pasajes claramente indican que no tan sólo los justificados serán resucitados, sino también los injustos, quienes permanecerán injustos y serán juzgados en el Día del Juicio. Romanos 5:18 y Romanos 4:25 nos dicen que cuando somos salvos, somos justificados por la sangre de Cristo; su sangre fué derramada a fin de que podamos ser justos delante de Dios. Por lo tanto, si Cristo derramó su sangre (lo cual trae justificación) por todos los seres humanos, ¿cómo puede alguno ser injusto en lo que concierne a la santidad de Dios? El problema desaparece cuando reconocemos el hecho de que Cristo pagó solamente por los pecados de aquellos que se salvan.

Aquellos cuyos Pecados no han sido Pagados tienen que ser Juzgados por sus Pecados

Si Cristo pagó por los pecados de todos (o como dicen algunos, "Sí, por todos sus pecados excepto el pecado de no creer en el Señor Jesucristo"), entonces tenemos que preguntar: "¿Cómo puede ser juzgada la gente cuyos pecados han sido pagados?" Leemos en Apocalipsis 20:13 que quienes estarán ante el trono del juicio serán "juzgados cada uno según sus obras". Las obras del hombre serán juzgadas y éste descubrirá que no fueron hechas sin pecado, es decir, en perfecta obediencia a la Palabra de Dios. Y por supuesto, ya que toda obra del hombre está manchada por el pecado, aquellos que estarán ante el juicio serán encontrados culpables de multitud de pecados.
Leemos en Mateo 12:36-37, "...Toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado". Desde luego que los hombres no salvos no tienen nada bueno dentro de ellos, no hay justo, ni siquiera uno; por consiguiente, toda cuenta que rindan traerá condenación sobre ellos.
En Romanos 2:5-6 leemos: "Mas por tu dureza, y por tu corazón no arrepentido, atesoras para tí mismo ira para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios; el cual pagará a cada uno conforme a sus obras". En este versículo Dios insiste que en el trono del Juicio la humanidad tendrá que responder por todos los pecados y cada pecado será castigado con destierro en el infierno.
No hay ninguna implicación en la Biblia de que el único pecado por el que tendrán que responder en el Día del Juicio sea el pecado de rechazar a Cristo. Tendrán que responder por todos los pecados. Si Cristo pagó esos pecados yendo a la cruz (algunos sostienen el punto de vista de que El pagó los pecados de cada individuo en la raza humana), entonces sería doble riesgo para esos mismos individuos, cuyos pecados han sido pagados, a ser lanzados en el infierno a efecto de pagar por los mismos pecados. Eso no tiene ningún sentido, ¿verdad?
En Colosenses 3:25, Dios establece este principio: "Mas el que hace injuria, recibirá la injuria que hiciere; que no hay acepción de personas". Es sólo porque Cristo ha venido a ser el substituto para aquellos que han de ser salvos que se llena este requisito de Dios. La Biblia dice en Juan 5:24 que los creyentes no vendrán a condenación.
En Efesios 5:25 leemos, "Cristo...amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella". El se dió a sí mismo por la iglesia, no por el mundo entero, no hasta por el último individuo. Mas adelante en este estudio veremos que sólo los creyentes verdaderos en la iglesia han tenido sus pecados cubiertos por la sangre de Cristo, aunque la cruz conlleva alguna relación con la iglesia como cuerpo.
Vemos, por lo tanto, que la Biblia no respalda la doctrina de que Cristo fué a la cruz a pagar por todos los pecados de la raza humana entera y de que el único pecado que envía a alguien al infierno es el pecado de no creer en el Señor Jesucristo. El pecado de no creer en Jesús como Salvador está incluido entre todos los demás pecados y simplemente se agrega al castigo. Todo nuestro accionar es pecaminoso, y cualquiera de estos pecados nos va a enviar al infierno; por supuesto, todos estos pecados traerán la ira de Dios sobre nosotros. ¡Cuán importante es que confiemos en Cristo como nuestro sustituto por el pecado! Solamente por medio de El podemos escapar del infierno.

¿Pero acaso la Biblia no enseña que Dios habría de salvar a todos los Hombres?


¿Algunos versículos de la Biblia dicen algo diferente de lo que hemos aprendido? Leemos en II de Pedro 3:9, "El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento". ¿Implica este versículo que Cristo pagó los pecados de todos y cada uno? ¿Qué acerca de I de Timoteo 2:3-4, donde leemos que Cristo quiere que todos los hombres sean salvos? ¿Cómo puede El desear esto si El mismo no ha pagado aún por los pecados de ellos? ¿Acaso no declara el Señor en I Timoteo 2:6 que El dió su vida en rescate por todos? ¿No declara Dios en I de Timoteo 4:10 que El es Salvador de todos?
Estos versículos ciertamente parecen indicar que Cristo pagó los pecados de cada individuo, pero si eso es así, entonces estamos en problemas con los versículos que ya hemos estudiado, los cuales claramente enseñan la expiación particular. ¿Cómo podemos reconciliar estos pasajes?
Cuando examinamos estos versículos, vemos el uso consistente de la palabra "todos". II de Pedro 3:9, "...no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento". I de Timoteo 2:6, "...Dios, ... el cual es Salvador de todos los hombres". Debemos entender el uso Bíblico de esta palabra y dejar que la Biblia sea su propio diccionario. Normalmente cuando usamos la palabra "todos", pensamos en ella como una palabra de inclusión total. Si hubieran diez personas en un cuarto, y decimos, "Todas ellas tienen sombreros puestos", entonces inmediatamente nos hacemos la imagen de que esas diez personas sin excepción, están usando sombreros. Sin embargo, en la Biblia, cuando Dios usa la palabra "todos", está condicionada por el contenido.
Por ejemplo, en Lucas 2:1 Dios declara: "Y aconteció en aquellos días que salió edicto de parte de Augusto César, que toda la tierra fuera empadronada". Podríamos concluir que "toda la tierra" incluía los indios de Norteamérica y la gente de Africa, etcétera, pero el contexto nos muestra que el "todo el mundo" que tenía que ser empadronado era la parte del mundo que estaba sujeto a impuestos, es decir, el Imperio Romano. En otras palabras, la palabra "toda" fué condicionada por el contexto en el cual se hallaba.
Leemos en Hechos 2:17, "Y será en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne..." Sabemos por la Biblia que Dios no derramó el Espíritu Santo sobre cada uno de los individuos en el mundo a fin de que ellos se convirtieran en profetas o que ellos profetizaran; El derramó su Espíritu sobre los que creyeron. El "toda" aquí está condicionado por el resto de la Biblia, que declara que solamente quienes son elegidos creerán, así que la palabra "toda" es mucho menos que de inclusión total.
Leemos en I de Corintios 15:22, "Porque como en Adán todos mueren..." Sabemos, por el resto de la Biblia, que este "todos" sí es un "todos" de inclusión total e incluye a cada individuo en la raza humana. Romanos 3:10, "Como está escrito: No hay justo, ni aun uno..."
La frase siguiente en I de Corintios 15:22 nos dice: "...Así también en Cristo todos serán vivificados". Si este "todos" incluyera a todos los individuos, el versículo enseñaría expiación universal, y sabemos que eso no es posible. El infierno estará fuertemente habitado por gente que no ha sido vivificada. Gente espiritualmente muerta. Por consiguiente, debemos leer la segunda frase, "así también en Cristo todos [los que han de ser vivificados] serán vivificados". Dios está enseñando que todos los individuos que son salvos, conforme a Su plan, son salvos por la obra de Cristo. Otros pasajes de la Biblia nos muestran que la gente que El planea salvar son aquellas que El ha predestinado.
Del mismo modo, cuando Dios usa la expresión, "El cual se dió a sí mismo en precio del rescate por todos" (I Timoteo 2:6), "Dios, el cual es Salvador de todos los hombres..." (I Timoteo 4:10), o "El cual quiere que todos los hombres sean salvos, y que vengan al conocimiento de la verdad" (I Timoteo 2:4), sabemos que el "todos" de estos versículos está condicionado por el programa electivo de Dios. El es el Salvador de sólo aquellos a quienes El ha predestinado, elegido, y rescatado por precio; y Dios tiene en mente sólo a esas personas cuando usa la palabra "todos". El dió Su vida como precio de rescate por todos sus elegidos. El desea que todos sus elegidos vengan a El.

¿Enseña la Biblia que Cristo pagó los pecados de todo el Mundo?


Hay una segunda clase de pasaje en la Biblia que se ofrece frecuentemente como prueba de que Cristo pagó por los pecados de cada individuo en el mundo. Leemos en I de Juan 4:14 "...que el Padre ha enviado al Hijo para ser Salvador del mundo". En Juan 4:42 vemos la misma frase, que El es "el Salvador del mundo".
En I de Juan 2:2 la declaración aparece aún más fuerte.: "Y él es la propiciación por nuestros pecados: y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo". ¿En realidad enfatizan estos versículos la idea de que Cristo ha pagado por los pecados de todos los individuos en el mundo entero? Hallamos la misma clase de idea en Juan 3:16-17:

"Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna.
Porque no envió Dios a su Hijo al mundo
para que condene al mundo,
mas para que el mundo sea salvo por él".

Debemos también considerar las dramáticas palabras de Juan el Bautista, cuando dió la bienvenida a Jesús y dijo: "...He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29).
Si aislamos estos versículos del resto de la Biblia, podríamos concluir que Cristo pagó por los pecados del mundo entero. Estos versículos, tal como aparecen, ciertamente dan esa impresión. Sin embargo, cuando leemos estos versículos a la luz de todo lo demás en la Biblia, sabemos que esa conclusión no es posible. Si Cristo pagó por los pecados del mundo entero, es decir, de cada individuo en el mundo, entonces como ya hemos visto, no podría haber Día del Juicio ni infierno. Los pecados de cada uno habrían sido pagados y por tanto no podría haber cosa tal como una persona injusta que deba ser lanzada al infierno. Puesto que Cristo hubiera muerto por toda persona, El, por tanto, las habría justificado por Su sangre.
Debemos examinar estos versículos más cuidadosamente. Debemos recordar que hay solamente un sustituto portador del pecado y ese es el Señor Jesucristo. Solamente hay una manera como el perdón de pecados puede ser obtenido, y eso es a través de la sangre derramada de Cristo. En I de Juan 2:2 leemos: "Y él es la propiciación por nuestros pecados: y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo".
Si asumimos que ciertamente El ha pagado por los pecados del mundo entero, entramos en conflicto con pasajes como Apocalipsis 20:13, Mateo 12:36, Romanos 2:5-6, y Colosenses 3:25, los cuales claramente indican que los no salvos deben dar cuentas y pagar por todos sus pecados. Ninguno de estos pasajes tendría sentido si Cristo verdaderamente hubiera pagado por todos los pecados de cada persona en el mundo, así que sabemos que esto no puede ser la clase de pago del cual Dios está hablando.

Cristo es el Unico Camino de Salvación

¿Cómo debemos entender I de Juan 2:2? Podemos entenderlo si notamos que en la primera parte del versículo Dios simplemente declara que Cristo es el único que ha provisto para la salvación de los que creen. El es la propiciación por nuestros pecados; ninguno más podría proveer el camino hacia el Padre. Cristo se proveyó como nuestro substituto; Cristo es el único
CAMINO.
En la segunda frase, "y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo", vemos que Dios está simplemente ampliando el hecho de que en el mundo entero no hay método o camino de salvación excepto a través del Señor Jesucristo. Todos los pecados en el mundo entero que han de ser perdonados son perdonados por la sangre de Cristo. Este pasaje no está detallando el alcance del programa de salvación de Dios en el mundo; está simplemente indicando que para aquellos que han de ser salvos, Cristo es la única propiciación.
Otros pasajes declaran quiénes de este mundo serán salvos: Los elegidos. En I de Juan 2:2 Dios declara cómo ellos serán salvos: Por medio de Cristo como la propiciación por sus pecados. Por razón de que sabemos que los no salvos del mundo que permanecen injustos deben comparecer en juicio, y responder y pagar por cada uno de sus pecados, sabemos que este versículo no puede estar enseñando que Cristo ha pagado por los pecados de ellos.
Cuando Juan el Bautista declaró: "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29), él estaba diciendo: Este es el Cordero por medio de quien la salvación es posible. Juan el Bautista no dio los detalles de esa salvación; él no indicó que los elegidos de Dios son salvos; él no indicó que tenemos que creer en El, etcétera. El simplemente hizo la declaración que Cristo es el Salvador quien vino al mundo, y que Cristo es el único medio a través del cual los pecados del mundo que tienen que cubrirse serán cubiertos.
Esta verdad es vista en Juan 3:16: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna". El amó al mundo, creación suya; por lo tanto, El dió a su Hijo unigénito a fin de que aquellos del mundo que creen en El no perezcan. La declaración, "para que todo aquel que cree en él no se pierda", automáticamente excluye el resto, ¿no es cierto? Dios establece la condición de que a menos que ellos crean en El, ellos perecerán.
¿Por qué perecen? Perecen por causa de sus pecados. Dios dice en Romanos 6:23, "La paga del pecado es muerte". Dios habla de Cristo como el Salvador del mundo, pero si fuéramos a concluir que Cristo pagó por los pecados de cada uno no estaríamos de acuerdo con la doctrina bíblica de que una enorme compañía de gente pagará eternamente por sus pecados en el infierno.

¿Pagó Cristo por Todos nuestros pecados Excepto el de Rechazar a Cristo?

Como mencionamos antes en este estudio, algunos creen que Cristo pagó por todos nuestros pecados excepto el pecado de no creer en el Señor Jesucristo. Esta doctrina está sugerida en Juan 3:18, que declara: "El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios". Este versículo parece indicar que la razón que las personas son condenadas es que ellas no creen en el Señor Jesucristo. Sin embargo, el versículo siguiente declara: "Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas" (Juan 3:19). Su pecado es el amor a las tinieblas; y el amor a las tinieblas los involucra en toda clase de pecado y en el reino de las tinieblas.
El versículo 19 está completamente de acuerdo con las otras declaraciones en la Biblia que indican que los hombres irán al infierno no porque no creen en el Señor Jesucristo sino porque son pecadores. Ellos permanecen culpables delante de Dios, y su falla en creer en el Señor Jesucristo simplemente indica que ellos no tienen cobertura para sus pecados. La Biblia declara en el Salmo 85:2, "Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; todos los pecados de ellos cubriste". La sangre de Cristo provee la cobertura mediante la cual nuestra culpa es quitada.
Además, cuando concluimos que Cristo pagó por los pecados de todo el mundo con excepción del pecado de no creer en el Señor Jesucristo, entonces tenemos un evangelio que bordea en gracia más obras. Realmente estamos diciendo que Cristo fué a la cruz a pagar por nuestros pecados y que El cubrió todos los pecados excepto uno: el pecado de rechazar al Señor Jesucristo.
Eso implica, entonces, que si el pecado de rechazar a Cristo no ha sido cubierto por la sangre de Cristo, entonces el hecho de que nosotros creemos en el Señor se convierte en buenas obras nuestras que son meritorias en salvarnos. Así, estamos declarando que la gracia de Dios cubrió todos los demás pecados pero a causa de que hemos hecho la buena obra de creer en Cristo, ameritamos salvación y la gracia que Dios da en nuestras vidas. Esto nos coloca en la terrible condición de desarrollar un evangelio de gracia más obras, ¡y eso nos enviará con toda seguridad al infierno!
Debemos mantener en mente que cuando estudiamos los versículos bíblicos que se refieren a la salvación, ¡esa salvación es toda de gracia! Aún la fe con la cual creemos es un regalo de Dios (Efesios 2:8). En realidad, no es nuestra fe la que nos salva, sino la fe del Señor Jesucristo (Gálatas 2:16, 3:22). Sólo porque El fué fiel en ir a la cruz por nuestros pecados es que podemos ser salvos. La fe que experimentamos en nuestra vida es un reflejo de la fe que Cristo demostró al pagar por nuestros pecados. Tanto la fe que vemos en nuestra vida cuando somos salvos como las obras que hacemos cuando somos salvos son dones de Dios. ¡Ellas no son meritorias en manera alguna!

¿Acaso la Biblia no habla de Aquellos que son Santificados y no obstante Permanecen en Incredulidad?

Estudiaremos un grupo de versículos que parecen indicar, o al menos pueden ser mal interpretados como si enseñasen, que alguien que no es salvo parece estar en una condición en la cual Cristo ha pagado sus pecados. El primero de estos versículos es I de Corintios 7:14, donde Dios declara: "Porque el marido infiel es santificado en la mujer, y la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos". Del mismo modo, en Hebreos 10 Dios habla de un hombre que conoció el camino de salvación y nunca llegó a ser un hijo de Dios, sino que deliberadamente se retiró del Evangelio. Dios dice de él en Hebreos 10:29:

"¿Cuánto pensáis que será más digno de mayor castigo,
el que hollare al Hijo de Dios,
Y tuviere por inmunda la sangre del testamento,
en la cual fué santificado, e hiciere afrenta
al Espíritu de gracia?"

Estos dos pasajes hablan de gente no salva que están santificadas. La palabra "santificada" indica que de alguna manera una obra de gracia ha sido hecha a favor del no salvo que permanece no salvo.
La palabra "santificación" significa ser puesto aparte para el servicio de Dios. Ciertamente los creyentes nacidos de nuevo son separados para el servicio de Dios, ¿pero qué de aquellos dentro de la congregación, quienes constituyendo el cuerpo de Cristo, no son verdaderos hijos de Dios? ¿Qué de los miembros no salvos de una familia que tiene individuos salvos y por medio de los creyentes la familia es identificada corporativamente con el reino de Dios? ¿Pagó Cristo los pecados de ellos?
Otro pasaje similar es II de Pedro 2:1, donde Dios habla acerca de falsos profetas entre el pueblo, es decir, miembros de la congregación que traen herejías condenables. II de Pedro 2:1:

"Pero hubo también falsos profetas en el pueblo,
como habrá entre vosotros falsos doctores,
que introducirán encubiertamente herejías de perdición,
y negarán al Señor que los rescató,
atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada".

La frase "que los rescató" parecería indicar que Cristo fué a la cruz a pagar por los pecados de ellos.
Debemos examinar estos versículos a la luz de lo que hemos aprendido antes, lo cual es que aquellos que enfrenten el Día del Juicio deberán de dar cuenta de todo pecado. Y debido a que deben dar cuenta de todo pecado, sabemos que ellos no pertenecen eternamente a Cristo. No son sus ovejas.
Si aislamos estos versículos del resto de la Biblia, podríamos concluír que Cristo pagó por los pecados de ellos, como lo hizo por los creyentes, y de este modo esas personas no irán al infierno. Sin embargo, el contexto de Hebreos 10:29 indica que ellos deben soportar el infierno y la condenación a pesar del hecho de que esos versículos hablan de ellos como habiendo sido santificados; II de Pedro 2 expone claramente que los falsos profetas están sujetos a la condenación eterna.
Así, vemos que en tanto que Dios habla de ciertos individuos como estando "santificados" o habiendo sido "rescatados" por el Señor, aún así ellos continúan sujetos a la condenación eterna. ¿Cómo puede ser esto así? ¿Cómo reconcilia la Biblia estas contradicciones aparentes?
Debemos recordar que Dios se preocupa por la iglesia en el sentido corporativo así como en el sentido eterno. Los creyentes nacidos de nuevo son miembros eternos del cuerpo de Cristo; ellos le pertenecen, y sus pecados son cubiertos por la sangre de Cristo. Ellos son miembros eternos de la iglesia que Cristo vino a edificar. Los creyentes nacidos de lo alto se hallan en las congregaciones de una u otra denominación. Estas congregaciones son la expresión corporal del reino de Dios; ellas son el cuerpo visible y organizado de quienes profesan a Cristo.
Aunque todos aquellos dentro de la congregación profesan a Cristo, no necesariamente son creyentes. Esto se muestra en los versículos que estamos estudiando; los falsos profetas de II de Pedro 2 eran miembros de una congregación de creyentes, pero ellos no eran salvos.
Un ejemplo de una congregación que tuvo muchos incrédulos dentro de ella es la antigua nación de Israel. Había un remanente escogido por gracia dentro de esa congregación, pero la mayor parte permaneció en incredulidad. Ellos estaban bajo condenación aunque como cuerpo entero eran la representación corporal del reino de Dios sobre la tierra durante los 2.000 años que precedieron al nacimiento de Cristo.
Del mismo modo, en el Nuevo Testamento, Dios estaba representado organizacionalmente o colectivamente en el mundo por las iglesias y denominaciones que comenzaron a brotar después de Pentecostés. Cada una de estas denominaciones está oficialmente identificada con Cristo y sin embargo cada una está compuesta tanto de creyentes como de incrédulos.
Vemos esto claramente en los primeros tres capítulos de Apocalipsis, donde Dios habla de las siete iglesias de Asia Menor. Cada iglesia está representada en el Cielo por un candelero porque cada uno representa la iglesia de Cristo. No obstante Dios advierte que en una iglesia está una Jezabel, y en otra iglesia siguen a los Nicolaítas, que son herejes de cierta clase. Esta mezcla de creyentes e incrédulos puede esperarse en toda congregación aunque colectivamente la congregación se identifique con Cristo.
Ya que cada congregación fue establecida y separada para servir a Cristo todo miembro de la iglesia es visto como santificado; es decir, es puesto aparte para el servicio de Dios. Incluso un falso profeta que sea miembro de la iglesia es tenido como habiendo sido comprado por Cristo. Dios indica con estas palabras que El fué a la cruz no tan sólo a pagar los pecados de los creyentes nacidos de nuevo, que son sus elegidos, sino también a establecer Su cuerpo colectivo, Sus iglesias, Sus congregaciones. En ese sentido, quienes son miembros de las congregaciones han sido comprados. Individualmente sus pecados han sido pagados solamente si personalmente ellos han venido a ser creyentes. Esto lo aprendimos cuando examinamos las enseñanzas bíblicas concernientes al día del Juicio. Colectivamente ellos son parte del cuerpo que fué comprado como una organización por Dios (II de Pedro 2:1). Por tanto, Dios puede decir que El rescató a esos falsos profetas.
En la misma manera, el esposo infiel de una esposa salva es tenido como siendo santificado (I de Corintios 7:14). Por el hecho de que uno de los padres es miembro eterno del reino de Dios, la familia entera es corporativamente parte del reino de Dios aunque los otros miembros de la familia sean infieles.
Así, los versículos que hablan de personas no salvas siendo santificadas o habiendo sido rescatadas no están enseñando en manera alguna que Cristo ha pagado por los pecados de ellas por Su sangre derramada. Ellas han sido rescatadas o santificadas sólo en el sentido de que son miembros del cuerpo colectivo, es decir, la iglesia organizada; y la iglesia organizada fué establecida y existe porque Cristo derramó su sangre por los creyentes dentro de las congregaciones.
Cuando examinamos todo lo que ofrece la Biblia, debemos concluír que la expiación limitada o la expiación particular es la única respuesta que corresponde con toda la Escritura. Dios tiene un bien detallado y bien definido plan de salvación. Antes de la fundación del mundo, El nominó a quienes habrían de ser salvos y puso sus nombres en el Libro de la Vida. El vino a buscar y a salvar a quienes son Sus ovejas. Es todo un designio completo. El Evangelio sale al mundo, y tal como aprendimos antes, si alguno responde a este Evangelio, SERÁ salvo; pero ninguna persona responderá excepto si el Padre lo atrae. Dios atraerá a todos aquellos que El ha elegido, porque el programa de salvación de Dios mantendrá una integridad total.
Ahora iremos a la cuarta letra del acrónimo
TULIP. "I" corresponde a "Gracia Irresistible".

 

 

Capítulo V



I = Gracia Irresistible

¿Qué nos dice la Biblia acerca de la gracia irresistible? ¿Es un hecho que el hombre NO PUEDE resistir la voluntad de Dios? O, por otro lado, es un hecho que el hombre PUEDE resistir la voluntad de Dios? Si Dios realmente quiere que alguno sea salvo, ¿existe alguien suficientemente poderoso para resistir Su voluntad?
Por supuesto sabemos que nunca podemos oponer al hombre contra Dios. Dios es infinito, omnipotente, y todopoderoso; El habló y el universo vino a la existencia. El hombre es una criatura finita. Ningún hombre puede frustrar la voluntad de Dios. Todo lo que sabemos acerca de Dios nos dice que El está en control absoluto de todas las situaciones. ¿Es posible, como algunos enseñan, que Dios es un "caballero" que no forzaría a ninguno contra su voluntad a ser salvo?
Si fuera cierto que podemos resistir la voluntad de Dios, entonces ni tan sólo una persona sería salva. ¿Por qué es esto así? Recuerde, aprendimos antes en nuestro estudio que: "No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). Estudiamos el principio de "Total Depravación" y descubrimos que el hombre está muerto en sus pecados y nunca de su propia voluntad vendrá a Dios. Incluso si el Evangelio fuera predicado por mil años o más, nadie vendría a la salvación por su propia elección. Así que la idea de que Dios es un "caballero" que no impondría Su voluntad sobre la voluntad del hombre es contraria a la Biblia.
Es un hecho que miles, aún millones, de gentes a través de la historia han llegado a ser salvas. Dios habla de los salvos como siendo tan numerosos como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar (Génesis 22:17), ¡lo cual indica que Dios ciertamente ha impuesto Su voluntad sobre la humanidad en alguna manera!

Aquellos a quienes Dios planea Salvar tienen que Ser Atraídos hacia El


En Juan 6:37-39 leemos:

"Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí;
y el que a mí viene, no le echo fuera.
Porque he descendido del cielo,
no para hacer mi voluntad,
más la voluntad del que me envió.
Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre:
Que todo lo que me diere, no pierda de ello,
sino que lo resucite en el día postrero".

En estos versículos, Dios nos enseña que, primero, el Padre ha dado ciertas personas al Señor Jesús; y segundo, esas personas vendrán a El. Nada puede frustrar el plan de Dios; Su voluntad será hecha. No hay sugerencia de que quienes fueron dados a Cristo puedan evitar el ser salvos.
Por cierto, Juan 6:39 declara explícitamente: "Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que todo lo que me diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero". En este versículo, Cristo declara con absoluta certeza que no habrá defectos en el programa de salvación de Dios. Todo individuo a quien Dios planea salvar será salvo. Dios nos da una solemne promesa y declaración de que Su programa de salvación, en el cual El en su soberana voluntad, desde antes de la fundación del mundo, decidió a quiénes salvaría, será consumado. ¡Nada frustrará o puede frustrar la voluntad de Dios! El nos atraerá irresistiblemente hacia El.
Filipenses 1:6 declara: "Estando confiado de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo". Otra vez Dios promete y se compromete a completar lo que El ha comenzado. ¿Puede usted darse cuenta que la obra de Cristo comenzó antes de la fundación del mundo? ¡Fué ejecutada en la cruz, donde Cristo se hizo PECADO por nosotros, los creyentes! Nuestros nombres fueron identificados con El en la cruz. ¡Por lo tanto, aun antes que naciéramos, El ya había comenzado Su obra de gracia! En tanto que somos presentados con el Evangelio, y a medida que Dios abre nuestros oídos y corazones espirituales para responder al Evangelio, Dios continúa Su plan de salvación para nosotros. Filipenses 1:6 declara que El completará lo que ha comenzado; El lo perfeccionará hasta el día de Jesucristo. El plan de Dios no será frustrado. Es un plan irresistible bajo la voluntad irresistible de Dios.
En Mateo 16:18, Cristo declara: "Yo edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella". ¿Cuál es la condición de una persona antes de ser salva? Es esclava de Satanás; está bajo el dominio de las tinieblas. Es esclava atada a su propio pecado, pero Cristo dice que El edificaría su iglesia y las puertas del infierno no prevalecerían contra ella, que equivale a decir que el infierno no puede retener a la gente que Dios planea salvar; nadie puede detener a Dios de lo que El se propone hacer. La razón de que hombres y mujeres estén siendo salvos es porque Dios los está atrayendo irresistiblemente.
Recuerde que Jesús dijo que ningún hombre puede venir a El si el Padre no le trajere (Juan 6:44). Es un requisito que Dios nos atraiga hacia El porque estamos muertos espiritualmente. Como gente muerta, no tenemos nada qué ofrecer a favor o en contra de nuestra salvación.
Es verdad que cuando muchas personas son primeramente enfrentadas cara a cara con el Evangelio, se sienten ofendidas. Sin embargo, muy de vez en cuando, una de ellas cederá y admitirá que es un pecador que necesita salvación. ¿Qué le ha sucedido a esa persona? Dios lo atrajo. ¿Quién puede resistir la voluntad de Dios? Cuando Dios quiere salvar a una persona, El comienza a hacer su trabajo de salvación dentro de esa persona, cuyo corazón llega a inclinarse a la obediencia del mandato del Evangelio para creer en El.
¿Se da cuenta? Usted tiene tanto qué decir acerca de su nuevo nacimiento en Cristo como de su primer nacimiento del vientre de su madre. (Piense en eso por un momento). ¿Recuerda usted cuando nació la primera vez? ¿Qué tuvo usted que ver con ello? ¿Pudo usted escoger a sus padres? ¿Pudo decidir cuándo iba a nacer? ¿Pudo decidir nacer o no nacer? Las respuestas a estas preguntas son obvia y absolutamente: ¡Desde luego que no! ¡Usted absolutamente no tuvo nada que ver con su nacimiento! Usted simplemente vino al mundo completamente ajeno a su voluntad.
¿Recuerda lo que Jesús dijo a Nicodemo en Juan 3:6? El dijo: "Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es". El está hablando acerca del NUEVO NACIMIENTO, del Espíritu, e indica que éste es tan real como el primer nacimiento. Dios inclina nuestros corazones; abandonados a nosotros mismos, jamás le buscaríamos. Nos iríamos por nuestro propio camino hasta morir.
No queremos volvernos hacia Dios. Nuestras vidas están en total rebelión contra El, pero Dios decidió salvar a algunos de nosotros, dentro de Su propio horario. Quizá sea cuando alcancemos la edad mediana o quizá sea cuando seamos ancianos y cercanos a la muerte, pero si está en el plan de Dios el salvarnos, usted puede estar seguro que El nos atraerá en el tiempo apropiado. El nos dará la voluntad para creer y un deseo de alejarnos de nuestros pecados. Nadie puede frustrar la voluntad de Dios. Cristo dijo que El edificaría su iglesia.
Hemos leído en Romanos 9:16, donde Dios dice: "Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia". Finalmente, nuestra voluntad no tiene nada que ver con la salvación. Cuando respondemos al Evangelio, lo que podemos pensar que es una acción de nuestra voluntad, es simplemente el hecho de que Dios ha impuesto Su voluntad sobre nosotros y está atrayéndonos irresistiblemente hacia El.
Hemos leído en Juan 1:13, donde Dios dice acerca de quienes han llegado a ser hijos de Dios: "Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios". ¿Podría haberlo puesto más claro Dios? ¡Si Dios esperase por nosotros y por nuestras voluntades a que respondiéramos al Evangelio, jamás seríamos salvos! Trataríamos todo lo posible para frustrar el Evangelio porque nosotros, de nosotros mismos, no queremos ser salvos; ¡mas cuando Dios dice que El va a salvarnos, usted puede estar completamente seguro de que El nos salvará! El nos atraerá irresistiblemente hacia El.

La Resurrección de Lázaro muestra cómo nuestra Voluntad participa en nuestra Salvación.


Una vez más consideremos a Lázaro: El estaba muerto y en la tumba, y Cristo decidió resucitarlo. Cristo se paró fuera de la tumba y exclamó: "Lázaro, ven fuera" (Juan 11:43). Consideremos una noción irrazonable por un momento. Imagine a Jesús contando con que Lázaro decidiría salir, siendo la idea de que si Lázaro no decidiera así, él no saldría.
¡NO! ¡No es así como sucedió en manera alguna! Jesús acercándose al sepulcro dijo, "Lázaro, ven fuera", y Lázaro salió. Lázaro salió porque Cristo le dio la voluntad y la inclinó con un deseo de responder a esa orden. Fue la intención de Cristo resucitar a Lázaro, y ni Lázaro ni nadie más era capaz de frustrar el plan de Cristo para resucitarle.
La resurrección de Lázaro es un cuadro dramático de nuestra salvación. Cuando Cristo se acerca con el Evangelio, El viene a buscar y a salvar lo que se había perdido, ¡y usted puede estar seguro de que todo aquél a quien El viene a salvar será salvo! ¡No hay manera como podamos frustrar la voluntad de Dios! ¿No es esta una doctrina maravillosa?
Piense en esto: Suponga que usted tiene un familiar inconverso muy querido, quien particularmente está en rebelión contra Dios. Se encuentra hundido en la maldad y endurecido en el pecado, ¡pero usted abriga la esperanza de salvación para esta persona porque usted la ama muchísimo! Usted trata de testificarle, pero él ama su pecado y no quiere oír el Evangelio.
Y no obstante usted sabe que Dios no será frustrado por la voluntad impía del hombre. Si Dios decidiera salvar a ese familiar tan querido, El impondría Su voluntad sobre la del ser amado a fin de que al tiempo debido esa persona venga al Señor Jesucristo. ¡El tendría un deseo de venir!
¿Acaso no es una bendición maravillosa el saber esto? De otro modo, usted miraría a sus amigos y amados que están endurecidos en sus pecados y diría: "¿Por qué orar por ellos? ¡Nunca van a reaccionar! ¡Son extremadamente impíos! ¡Sus conciencias se han endurecido! ¿Cómo es posible que ellos puedan algún día venir al Evangelio?".
¡Mas alabado sea el Señor! ¡Dios nos ha dado la senda de la oración! Dios ha prometido que "la oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho" (Santiago 5:16). Dios espera que nosotros oremos por los inconversos, y tenemos que orar sin cesar. Dios obra a través de nuestras oraciones. No sabemos si este inconverso a quien amamos es un elegido o no; ese conocimiento es sólo de Dios. Nosotros no sabemos si tal persona es elegida de Dios, Dios obrará por medio de nuestras oraciones, y Dios impondrá Su voluntad sobre la voluntad impía, endurecida y rebelde de la persona amada, y sus ojos espirituales serán abiertos y ella comenzará a reaccionar al Evangelio. ¡Oh, es tan maravilloso! Es tan alentador saber que Dios está a cargo completamente del programa de salvación, y finalmente no hay nada que el hombre pueda hacer para frustrar a Dios en manera alguna.
El hermoso principio de la cuarta parte del acrónimo, TULIP, gracia irresistible, es consolador para nosotros. Nos proporciona gran certeza el saber que Satanás no puede retener a alguien en cautividad de tal manera que no pueda venir al Señor Jesucristo si Dios atrae a esa persona. Nadie puede resistir la voluntad de Dios; si Dios quiere salvar a alguien, esa persona será salva. Dios nos da la fe y el arrepentimiento. ¡Satanás es absolutamente impotente cuando se opone a las poderosas intenciones de nuestro benevolente y soberano Todopoderoso Dios! ¡Bendita seguridad la que tenemos! ¡La alabanza sea para nuestro Dios!
Una vez más la advertencia: Si creemos que el hombre puede resistir la voluntad de Dios para salvar a aquellos a quienes El planea salvar, entonces nosotros tenemos un evangelio de gracia más obras. Estamos declarando que Dios ha hecho lo que El tiene que hacer y ahora depende de nosotros tomar acción, es decir, hacer obra. La obra que completará el plan de salvación para nosotros es creer o aceptar lo que Dios ha ofrecido porque, presumiblemente, Dios no impondrá su voluntad sobre nosotros. Podemos recibir crédito por esta acción nuestra. Así, Dios ha hecho su parte y nosotros hemos hecho la nuestra. Juntos hemos logrado la salvación. Cristo ha hecho la obra mayor porque El pagó por nuestros pecados, pero sólo porque hemos aceptado a Cristo de nuestra propia voluntad, el programa de Dios para salvación se hace efectivo para nosotros. El hecho de que podemos frustrar el plan de Dios para salvarnos indica la importancia de la obra que hemos realizado al aceptar a Cristo.
Esta línea de razonamiento nos llevará al infierno. Nuestra obra no tiene nada que ver en nuestra salvación. Somos salvos por gracia solamente. Como hemos visto repetidamente en este estudio, cualquier plan de salvación que incluya aun la más mínima obra de nuestra parte no es el plan de salvación de la Biblia. La única razón por la que nos tornamos a Cristo es porque el Padre nos atrae. Dios nos da el oído espiritual para oír y el corazón regenerado para creer. Es de importancia eterna que comprendamos que Dios nos atrae irresistiblemente hacia El.
La última letra del acrónimo, TULIP, significa Perseverancia de los Santos. Este concepto también es referido como Una vez salvos, Siempre salvos. ¿Es esta doctrina bíblica? Enseguida enfocaremos nuestra atención en este asunto, el cual es también llamado la Seguridad Eterna.


 Capítulo VI



P = Perseverancia de los Santos


¿Puede uno perder su salvación? Esta es otra pregunta fastidiosa en la vida de muchas personas. Veamos si podemos descubrir la enseñanza Bíblica concerniente al tema de la seguridad eterna, la cual es a veces llamada la perseverancia de los santos.
Para responder la cuestión de la seguridad de nuestra salvación, deberíamos comenzar con una comprensión de la naturaleza de la salvación que Dios ha provisto para nosotros. La descripción Bíblica del hombre no salvo es que el tal es un pecador; es un esclavo de Satanás tanto en cuerpo como en alma. El es totalmente rebelde contra Dios. En la totalidad de su ser está pervertido y destituido espiritualmente (Jeremías 17:9, Romanos 3:11-20, Efesios 2:1-3). Como resultado de su pecado, se encuentra bajo sentencia de muerte. La Biblia declara en Romanos 6:23, "La paga del pecado es muerte". La naturaleza de esa muerte es no solamente muerte física, sino es estar eternamente bajo la ira de Dios. No hay manera de llegar al santo cielo de Dios a menos que el castigo por el pecado, la condenación eterna, haya sido pagado primero.

¿De qué nos ha salvado Dios?


Esto nos lleva a la naturaleza de la salvación que Dios ha provisto para quienes son salvos. Cristo vino como el Mediador, el Redentor, nuestro sustituto, a pagar por nuestros pecados. A efecto de que El pagara por nuestros pecados, fué necesario que El fuese hombre porque fueron los hombres quienes pecaron, y por tanto el hombre debe pagar la pena del pecado. Fué necesario que El fuera Dios porque de haber sido menos que Dios, El hubiera tenido que permanecer en el infierno para siempre jamás y sufrir la aplastante y terrible ira de Dios al procurar pagar por nuestros pecados.
Como nuestro Mediador, El se hizo pecado por nosotros (II de Corintios 5:21). Es decir, El cargó sobre sí mismo todos los pecados, la naturaleza pecaminosa completa, de quienes han puesto su confianza en El. Como nuestro sustituto, cargado con nuestros pecados, El enfrentó el trono del Juicio de Dios y fué considerado culpable.
Porque El se hizo culpable por nuestros pecados, Dios derramó sobre El la ira que nosotros deberíamos sufrir eternamente en el infierno. Solamente porque Jesucristo era el Dios-hombre pudo El sufrir tan intensamente tanto que en tres días y tres noches de la expiación, pudo pagar completamente por todos nuestros pecados. ¡Oh qué maravilloso Salvador es El!
Nosotros, por lo tanto, que hemos experimentado esta salvación, ahora estamos delante de Dios como si hubiésemos pasado la eternidad en el infierno pagando por nuestros pecados.
El criminal que es liberado de la prisión después de haber pagado el precio total demandado por la ley por su crimen, queda delante de la ley sin culpa por ese crimen.
Del mismo modo, después que venimos a ser salvos, la ley de Dios nunca más puede hacer demandas sobre nosotros por nuestros pecados. Nunca más hay manera que podamos ser culpados delante de Dios porque nuestro Salvador nos ha expiado todos los pecados que hemos cometido y todo pecado que cometeremos. Cristo nos rescató del infierno pagando el precio del infierno por nosotros. Por tanto, la Biblia declara que "Ahora pues ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1). Estamos en El porque El fué nuestro sustituto. Cuando nuestro Señor Jesús fue a la cruz fue como si éramos nosotros quienes estábamos allí colgados experimentando la ira de Dios por nuestros pecados.
Puesto que Cristo pagó por todos nuestros pecados, no hay modo como podamos cometer un pecado que nos cause el perder nuestra salvación. Cualquier pecado que pudiéramos hacer fue ya anticipado por Cristo cuando El pagó por nuestros pecados. Como enseña Juan 5:24, no venimos a condenación. Por tanto, estamos eternamente seguros en Cristo. Una vez salvos, nunca podemos perder esa salvación porque todos y cada uno de los pecados que cometemos han sido cubiertos por la sangre de Cristo.

Tenemos Vida Eterna


La Biblia enseña que como resultado de nuestra salvación algunos cambios han ocurrido en nosotros que tienen consecuencias eternas y que enfatizan adicionalmente que nunca podemos perder nuestra salvación. Juan 3:15 dice que tenemos "vida eterna". Si Cristo fué a la cruz precisamente para darnos vida, imaginablemente podríamos cometer un pecado y perder esa vida; pero por razón de que El nos ha dado vida eterna, por la propia naturaleza de aquello que es eterno, esta vida debe ser para siempre jamás. Así, no existe pecado que pudiéramos cometer que nos cause el perder la vida eterna. La declaración de que tenemos vida eterna implica que nunca podemos perder nuestra salvación.
Vida eterna no es meramente un término filosófico que no tiene sustancia real. Al contrario, se refiere a algo que se ha hecho muy sustantivo y real en nuestras vidas. Se relaciona al hecho de que en una muy importante parte de nuestra personalidad, nosotros que somos salvos hemos sido hechos nuevas criaturas. Hemos sido resucitados del estado de muerte espiritual a vida eterna.
La Biblia enseña que en nuestro ser esencial somos cuerpo y alma; somos personalidades totalmente integradas. La Biblia usa algunas veces la palabra "espíritu" al hablar de la esencia inmaterial o espiritual del hombre. Cuando el hombre tiene existencia consciente, como todos la tenemos a este lado de la tumba, no podemos ver el alma del hombre.
Al momento de la muerte de un individuo, sin embargo, la separación del alma y del cuerpo ocurre. En un momento hay una personalidad completa, que consiste de cuerpo y alma, y en otro momento hay solamente el cuerpo, que no tiene vida en sí. El alma es una parte tan real de ese individuo como su cuerpo, pero el alma se separó y abandonó el cuerpo.
Un ejemplo de la separación de alma y cuerpo se ve en la muerte del ladrón en la cruz. Jesús dijo al ladrón: "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23:43). Un poco más tarde Jesús declaró: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas 23:46). Poco después, el cuerpo de Jesús fue colocado en la tumba. El cuerpo del ladrón fué también sepultado, pero tanto Jesús como el ladrón estaban presentes con el Padre en los Cielos. Fueron allá en su ser espiritual.
El apóstol Pablo habló de esta separación cuando, bajo la inspiración del Espíritu Santo, enfatizó que él tenía el deseo de "partir del cuerpo, y estar presentes al Señor" (II de Corintios 5:8). Una vez más, en Filipenses 1:23-24 él confiadamente afirmó: "teniendo deseo de ser desatado, y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor: Empero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros". Adicionalmente, leemos en Apocalipsis 20:4 "...las almas de los degollados por el testimonio de Jesús, y por la palabra de Dios, ... vivieron y reinaron con Cristo...".
La razón de que el creyente puede ir y va inmediatamente al Cielo cuando muere es que al momento de su salvación, él recibe la resurrección de su alma. Antes de la salvación, tanto en cuerpo como en alma, él está muerto espiritualmente. Vimos esto claramente en el Capítulo 2, "Depravación Total". I de Pedro 4:6 declara que, "Por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos". Obviamente, el Evangelio no es predicado en un cementerio donde los cuerpos yacen; al contrario, se predica en todo el mundo a quienes están espiritualmente muertos. Cuando una persona llega a ser salva, experimenta una resurrección; esta verdad gloriosa se enseña incisivamente en la Biblia. En Colosenses 3:1 Dios declara, "Si habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios". Nuestro Salvador experimentó la resurrección cuando se levantó de la tumba. Puesto que somos resucitados con Cristo, nosotros, también, hemos experimentado la resurrección.


En Efesios 2:4-6, Dios dice:

"Empero Dios, que es rico en misericordia,
por su mucho amor con que nos amó,
Aun estando nosotros muertos en pecados,
nos dió vida juntamente con Cristo;
por gracia sois salvos;
Y juntamente nos resucitó, y asimismo
nos hizo sentar en los cielos con Cristo Jesús".

Cúan hermosamente Dios enseña que hemos sido resucitados con Cristo. Puesto que Cristo resucitó, es decir, El ha experimentado la resurrección, y puesto que nosotros resucitamos con El, nosotros, también, hemos experimentado la resurrección.
¿En qué parte de nuestra personalidad hemos experimentado la resurrección? No es en nuestros cuerpos. Nuestros cuerpos van a la tumba al morir a esperar la resurrección en el último día. I de Corintios 15 trata del maravilloso evento de la resurrección de nuestros cuerpos.
Fué en nuestra alma o esencia espiritual donde hemos experimentado la resurrección, por lo cual es que al momento de su muerte física, el creyente puede ir inmediatamente a la presencia de Dios. Al morir, él no puede entrar al Cielo para estar con Dios en su cuerpo porque su cuerpo todavía no es un cuerpo espiritual perfecto, resucitado (I de Corintios 15:42-44), pero en su alma o espíritu él puede entrar inmediatamente al Cielo. Su alma fue resucitada desde el momento de su salvación.
Esta resurrección es llamada la primera resurrección en Apocalipsis 20:5-6, donde Dios explica por qué las almas de los mártires pueden vivir y reinar con Cristo. Los mártires ya han experimentado la resurrección de sus almas, la primera resurrección, y por tanto, pueden ir a la presencia santa de Dios inmediatamente al morir. A este respecto, en Apocalipsis 20:6, Dios enfatiza cinco características de aquellos que han experimentado la primera resurrección:

1. Son bienaventurados.
2. Son santos.
3. En los tales la muerte segunda no tiene ningún poder. (Dios enseña en Apocalipsis 20:14 que la muerte segunda es el infierno).
4. Ellos son sacerdotes de Dios.
5. Ellos reinan con El.


Todas las cinco características se aplican a quienes han sido salvos. Somos bienaventurados. Por ejemplo, en lo que a veces se llama "Las Bienaventuranzas", en Mateo 5, nuestro Señor habla de varias maneras cómo los creyentes son bienaventurados. Se nos dice en I de Pedro 2:9 que somos una "nación santa". Se nos dice que no experimentaremos la muerte segunda, que es el infierno, en Romanos 8:1, "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús". Se nos dice que somos sacerdotes de Dios en I de Pedro 2:9, donde Dios dice vosotros sois "real sacerdocio" (vea también Apocalipsis 5:10). Reinamos con El. Efesios 1:20-22 nos muestra que Cristo está sentado a la diestra de Dios, reinando sobre todo en esta era y en la era por venir, y en Efesios 2:6 declara que estamos sentados con El.
Nosotros, también, estamos reinando al servirle como Sus embajadores en la tierra. Apocalipsis 5:10, "Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra". Así, sabemos que la primera resurrección se aplica a quienes han experimentado la salvación.
Esto explica por qué el creyente tiene dentro de sí mismo un gran amor por Dios y un deseo ardiente de hacer la voluntad de Dios. Leemos en I de Juan 3:9, "Cualquiera que es nacido de Dios no hace pecado, porque su simiente está en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios". En nuestra alma hemos experimentado el nuevo nacimiento, hemos sido nacidos de lo alto, hemos experimentado la resurrección, hemos llegado a ser nuevas criaturas. Por lo tanto, en nuestra alma, jamás volveremos a pecar.
Es solamente porque nuestros cuerpos no han experimentado la resurrección que todavía somos perturbados por el pecado. En nuestros cuerpos, que son parte tan real como nuestra alma, todavía codiciamos el pecado, y por consiguiente se nos ordena crucificar la carne y sus deseos. En nuestra alma, donde ya hemos experimentado la resurrección, y que es parte real nuestra como lo es el cuerpo, nunca desearemos pecar otra vez. A través del apóstol Pablo, Dios habla acerca de esta lucha en la vida de un hijo de Dios, en Romanos 7:21-24:

"Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley:
Que el mal está en mí.
Porque según el hombre interior, me deleito
en la ley de Dios:
Mas veo otra ley en mis miembros,
que se rebela contra la ley de mi espíritu,
y que me lleva cautivo a la ley del pecado
que está en mis miembros.
¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará
del cuerpo de esta muerte?

Cuando nos damos cuenta que el hijo de Dios ha experimentado la resurrección, podemos comprender el conflicto que continúa en la vida de quien ha sido salvo. También podemos comprender por qué la Biblia declara en I de Pedro 4:6 que los creyentes estaban entre aquellos a quienes les fue predicado cuando se hallaban espiritualmente muertos y ahora "viven en espíritu según Dios". En nuestro espíritu o alma hemos experimentado la resurrección, y por tanto podemos vivir para Dios.
Podemos comprender por qué Dios declara en I de Tesalonicenses 3:13 que cuando Cristo venga, vendrá con todos Sus santos. Esta verdad es recalcada más en I de Tesalonicenses 4:14, donde Dios promete que a la venida de Cristo, "traerá Dios con él a los que durmieron en Jesús". Aquellos que han sido salvos, eventualmente mueren; es decir, duermen, para usar el lenguaje bíblico. Sus cuerpos son colocados en tumbas para esperar la resurrección del día final, más en sus almas ellos continúan en vida eterna. La muerte es simplemente el tiempo cuando cambian de residencia. Al morir dejan sus cuerpos y continúan viviendo y reinando con Cristo en el Cielo.
Todas estas verdades maravillosas y promesas son ciertas y seguras porque en la salvación recibimos vida eterna. ¡Qué estupenda es la gracia de Dios por haber provisto esa salvación tan magnífica! Ciertamente podemos ver que cualquiera que es verdaderamente salvo está eternamente seguro.
Aquellos que permanecen sin salvación y mueren en sus pecados igualmente tienen una separación de alma y cuerpo al morir. Sin embargo, en su alma no pueden ir a la presencia de Dios porque no han experimentado la resurrección de sus almas. La Biblia nos dice que al momento de la muerte, los inconversos van a un lugar de silencio (Salmo 115:17). No tendrán existencia consciente otra vez hasta que sean levantados al final del tiempo para enfrentar el juicio. Dios habla de esto en Apocalipsis 20:5, "Mas los otros muertos [los no salvos] no tornaron a vivir [no tuvieron existencia consciente] hasta que sean cumplidos mil años."
En otras palabras, cuando las personas inconversas mueren, la siguiente cosa de lo que estarán conscientes será de la resurrección en el día final cuando ellos serán levantados para enfrentar el juicio. ¡Qué juicio más terrible será ese! Es de importancia eterna el que seamos salvos ahora, mientras todavía estamos viviendo en el día de la gracia. Hebreos 2:3, "¿Cómo escaparemos nosotros, si tuviéremos en poco una salud tan grande?".
Volviendo al tema de la seguridad eterna que disfrutan los creyentes, encontramos muchos pasajes que enseñan esta grandiosa verdad. Dios declara en Juan 10:27-30 que no pereceremos para siempre, ni nadie nos arrebatará de Su mano. En Efesios 1:12-14, tenemos la promesa de que Dios ha dado el Espíritu Santo al creyente como la garantía de su herencia. En Filipenses 1:6 la Biblia promete fielmente que Dios completará Su obra en nosotros. En los versículos finales de Romanos 8, Dios promete que nada en la creación entera puede separarnos del amor de Dios. Leemos esas hermosas promesas en Romanos 8:35 y 37-39:

"¿Quién nos apartará del amor de Cristo?
¿Tribulación? ¿o angustia? ¿o persecución?
¿o hambre? ¿o desnudez? ¿o peligro? ¿o cuchillo?...
Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer
por medio de aquél que nos amó.
Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida,
ni ángeles, ni principados, ni potestades,
ni lo presente, ni lo por venir,
Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura
nos podrá apartar del amor de Dios,
que es en Cristo Jesús Señor nuestro".

Estos versículos nos expresan que podemos tener confianza de nuestra salvación. Al considerar estos versículos, ¿cómo podemos pensar por un momento que podemos perder nuestra salvación?
¿Y qué de los Versículos que Parecen Enseñar que Podemos Perder nuestra Salvación?

¿Enseñan algunos versículos que podemos perder nuestra salvación? ¿Qué acerca de pasajes tales como Hebreos 6:4-8, Hebreos 10:26-27, II de Pedro 2:20, y Juan 15:2-6? Si leemos esos versículos superficialmente y los aislamos del resto de la Biblia, podríamos llegar a la conclusión de que un creyente puede perder su salvación. Sin embargo, cuando los leemos y los estudiamos como se debe, es decir, examinándolos a la luz de todo lo demás que enseña la Biblia, sabemos que bajo ninguna circunstancia tales versículos podrían enseñar que podemos perder nuestra salvación. Si estos versículos enseñasen que podríamos perder nuestra salvación, presentarían una contradicción importante a otros pasajes de la Escritura que indican la naturaleza de nuestra salvación y las promesas de Dios que conciernen al carácter eterno de nuestra salvación.

El Cuerpo de Cristo: Individuos y Colectivo


Los pasajes que parecen enseñar que es posible perder nuestra salvación tienen que ser enfrentados. Ellos también forman parte de la Biblia. Podemos entenderlos si mantenemos en mente, como aprendimos anteriormente, que la Biblia presenta el cuerpo de Cristo o la iglesia en dos maneras. Algunas veces cuando la Biblia habla del cuerpo de Cristo o la iglesia, está refiriéndose a individuos creyentes que en forma personal han nacido de nuevo. Estos individuos están, por supuesto, eternamente seguros en Cristo, tal como hemos visto de los pasajes anteriormente mencionados.
La Biblia también presenta el cuerpo de Cristo como un cuerpo colectivo, es decir, una membresía organizada de aquellos que han declarado su deseo de servir a Dios. El cuerpo colectivo es visto en las congregaciones, denominaciones, y grupos de creyentes que han sido formados a través de todo el período Nuevo Testamentario y que declaran que ellos servirán al Señor Jesucristo.
Dentro del cuerpo colectivo de los miembros de la iglesia hay muchas personas que no son nacidas de nuevo. Colectivamente han llegado a ser ciudadanos del reino de Dios por virtud de su membresía en la iglesia; personalmente, no han llegado a ser nuevas criaturas en Cristo, y Cristo no ha pagado por sus pecados. No han aceptado el hecho de que se encuentran en un estado de bancarrota espiritual y el hecho de que solamente por gracia pueden ser salvas. Ellas creen que porque se han unido a la iglesia e intentan vivir una vida santa, son dignas delante de Dios. Tienen conocimiento de muchas cosas que la Biblia enseña. Saben que la Biblia declara que el hombre es pecador y que está bajo la ira de Dios. Saben que Cristo es el único camino pero personal e individualmente, Cristo no ha llegado a ser parte intrínseca e íntima de sus vidas. Todavía se encuentran en sus pecados.

Israel: Un Ejemplo del Cuerpo Colectivo de Dios


Israel de antaño es un ejemplo excelente del cuerpo colectivo, dentro del cual hubo gente salva y no salva. Todo Israelita estaba convencido que era salvo y aceptable a Dios. Creía ésto en vista del hecho que Israel era la raza escogida, y también porque guardaba las leyes ceremoniales. Sin embargo, la Biblia enseña que la mayoría del pueblo de Israel, en cierto momento de la historia, no eran salvos. Esto se declara más gráficamente en Hebreos 3:15-19, donde Dios declara que ellos no pudieron entrar en Su reposo por causa de su incredulidad.
Este pasaje en Hebreos recuerda al antiguo Israel cuando estaban en el desierto en su camino hacia Canaán. Ellos estaban íntimamente asociados con Dios siendo que El los guiaba en una nube de día y en la columna de fuego de noche. Ellos bebieron del agua que salió milagrosamente de la roca. Ellos comieron del maná que vino del Cielo. Ellos fueron iluminados en lo concerniente a la voluntad de Dios. Ellos estaban bajo el liderazgo personal de ese gran tipo de Cristo, Moisés. Pero la mayoría de ellos no eran salvos. Muy tristemente la Biblia registra en Hebreos 3:19, "no pudieron entrar a causa de incredulidad", y explica en Hebreos 4:2, "no les aprovechó el oir la palabra a los que la oyeron sin mezclar fe".
Colectivamente ellos eran miembros del cuerpo de Cristo. Colectivamente estaban identificados con el Señor Jesucristo. Colectivamente eran la esposa de Cristo. Colectivamente estaban familiarizados con las promesas de Dios. Colectivamente experimentaron muchas bendiciones de Dios en sus vidas; más, personalmente ellos no eran salvos. Individualmente no confiaron en Dios con fe salvadora. Por consiguiente, fueron sujetos al infierno.
La misma situación prevalece en la iglesia hoy. Hay algunos miembros de la congregación que están en una posición buena y normal. Quizá enseñan en la Escuela Dominical. Quizá son pastores. Quizá oran fervientemente. Quizá leen la Biblia. Quizá hacen todas las cosas que hacen los verdaderos creyentes, mas si ellos no han llegado a ser nuevas criaturas en Cristo, ellos no son salvos. Estas son las personas a quienes Dios tiene en mente en pasajes tales como Hebreos 6:4-8, Hebreos 10:26-27, II de Pedro 2:20, y Juan 15:2,6. Como Nicodemo, quien era un miembro fiel de la congregación Judía de su tiempo, ellos tienen que nacer de lo alto antes de que puedan entrar al Cielo.
Obviamente, aquellos dentro de la congregación que no han experimentado el nuevo nacimiento y sin embargo creen que son salvos, con razón deben creer que pueden caer de la gracia. La salvación que ellos siguen es una en la cual ellos esperan ser declarados dignos delante de Dios por causa de su membresía en la iglesia o por razón de sus acciones al parecer como cristianos comprometidos. Cuando ellos dejan de vivir de esta manera, ya no están más identificados con el cuerpo de Cristo. La verdad es que ellos nunca fueron salvos.

La Enseñanza de que Podemos Perder Nuestra Salvación es una Doctrina Peligrosa


La doctrina de que podemos caer de la gracia o perder nuestra salvación es ciertamente muy peligrosa en el sentido de que efectivamente hace a nuestras obras base para la salvación. Si creemos que por la gracia de Dios somos salvos pero que a causa de que somos débiles en nosotros mismos y nos alejamos de la ley de Dios, permanecemos culpables delante de Dios, entonces efectivamente estamos declarando que una condición de nuestra salvación es que hagamos buenas obras. En otras palabras, pensamos que somos salvos por la gracia de Dios en cierto sentido, pero en realidad, intentamos ganar nuestra salvación viviendo cierta clase de vida santa.
Por tanto, nosotros hemos diseñado nuestro propio plan de salvación por medio del cual podemos merecer el favor contínuo y la salvación de Dios por nuestros hechos, haciendo buenas obras. Por consiguiente, nuestra salvación no será ya más una concesión benevolente de la gracia de Dios, es decir, favor inmerecido que viene de Dios, sino será algo que hemos ganado a causa de vidas santas. Hemos caído dentro de la misma trampa como los Judíos de quienes Dios habla en Gálatas 5, que insistían que la circuncisión era un requisito para salvación. Dios declara que aquellos que creen esto no se hallan bajo la gracia sino bajo la maldición de la ley. Efesios 2:8-10 declara que somos salvos por gracia y no por obras.
Nuestras obras nunca pueden salvarnos porque la Biblia enseña que nuestras mejores obras son como trapos de inmundicia a la vista de Dios (Isaías 64:6). En Santiago 2:10, Dios declara que si hemos quebrantado uno de los puntos más pequeños de la ley, somos culpables de toda la ley de Dios. En otras palabras, si pensamos que podemos ser salvos por medio de hacer buenas obras, hemos escogido seguir un plan de salvación por medio del cual tenemos que ser absolutamente perfectos delante de El. Si nos desviamos del modo más mínimo de la perfección de la ley de Dios, entramos inmediatamente en la condenación del pecado y seremos lanzados en el infierno. ¡Alabado sea Dios porque nuestra salvación es de gracia! Las obras que hacemos resultan de la gracia de Dios en nuestras vidas.
Algunas personas temen que si enseñamos que no podemos perder nuestra salvación, alguno que es creyente se hará una persona profana y maligna. Piensan que porque tal persona tiene la seguridad de creer que Cristo ha pagado por todos sus pecados, ella, por tanto, disfrutará el placer del pecado.
Cualquiera que verdaderamente ha sido hecho un hijo de Dios se dará cuenta de la naturaleza imposible de esta declaración. Un verdadero hijo de Dios es una nueva criatura en Cristo; él vive con un alma eterna resucitada. El pecado ahora es detestable a él. El no requiere la amenaza de la condenación de Dios para ser motivado a vivir una vida santa. Un hijo de Dios ama profundamente a Dios y tiene un deseo sincero de complacerle y de ser obediente a El.
A los ojos de una persona no salva, quien codicia el pecado tanto en la mente como en el alma, el pecado es muy atractivo. En la vida del verdadero creyente, quien ha recibido su alma resucitada, existe un conflicto severo dentro de su propia personalidad cuando peca. En la nueva alma del creyente, él se siente violado si cede a los deseos de su cuerpo pecaminoso. El creyente encuentra que su más elevado placer está en la obediencia a Dios porque esta es la clase de vida en la cual su alma tiene placer.
Además, Dios habita en él. El creyente es propiedad de Dios, en vista del hecho de que fue rescatado por Cristo. Dios se encargará de él si continúa en pecado. Es así imposible para un creyente nacido de lo Alto reincidir y vivir como la persona no salva que fué antes de llegar a ser una nueva criatura en Cristo.

Paz con Dios


Por lo tanto, vemos de modo concluyente que no hay la menor duda acerca de la seguridad eterna de nuestra salvación. ¡Qué tremendo consuelo para aquellos de nosotros que hemos experimentado la gracia salvadora de Dios en nuestras vidas! Jamás tenemos que vivir con el sentimiento de que podríamos cometer un pecado del cual somos ignorantes o por el cual no hemos pedido perdón específicamente, y de este modo terminar en el infierno. Vivimos con la paz de Dios en nuestros corazones, sabiendo que somos hijos de Dios eternamente. Vivimos con el gozo tremendo que viene del saber que Cristo ha pagado todos nuestros pecados. Jamás tendremos que responder a Dios por nuestros pecados. Nunca compareceremos ante el Trono del juicio de Dios. El Señor Jesucristo, nuestro sustituto, nuestro Mediador, ya ha comparecido y ya ha sido condenado delante de Dios en nuestro favor. ¡Como nuestro sustituto por el pecado, El ya cargó con la ira de Dios que tan justamente merecemos nosotros! ¡Qué salvación tan magnífica la que Dios nos ha provisto!
De esta manera concluimos nuestra consideración de la Seguridad Eterna, la cual es también referida como la doctrina de una vez salvos, siempre salvos. La hemos considerado bajo el tópico de la Perseverancia de los Santos, que es la P en el acrónimo TULIP. Esto concluye nuestro estudio de TULIP.

 

 

Capítulo VII



Conclusión

Hemos llegado al final de nuestro estudio del programa magnífico de salvación que Dios ha provisto. Hemos visto que Dios ciertamente tiene una oferta bienintencionada de salvación que va al mundo entero, y El ha prometido que todo aquel que en El cree, no se pierde, más tiene vida eterna. Hemos visto, no obstante, que debido a que el hombre está muerto en sus pecados, es decir, completamente rebelde contra Dios y esclavo de Satanás, jamás de su propia voluntad responderá al Evangelio. Mas, antes de la fundación de la tierra, Cristo tenía un plan de salvación intrincado y detallado en el cual El nombró aquellos a quienes salvaría. Por lo tanto, a medida que el Evangelio va a todo el mundo, Cristo está buscando a aquellos a quienes El ha planeado salvar; ¡y efectivamente El los salvará!
Dios es soberano en estas cosas y nada puede frustrar la voluntad eterna de Dios. Una vez más puede hacerse la pregunta: "¿Cuál es mi condición si no soy salvo y no soy uno de los elegidos de Dios? ¿Existe alguna posibilidad de que yo pueda ser salvo?" La respuesta que debemos dar es que el programa de elección de Dios es asunto de Dios y no nuestro. Si no somos salvos, sólo hay un camino para justificarse con Dios y es a través del Señor Jesucristo. Si reconocemos nuestros pecados, nos entregamos a las misericordias de Dios, y confiamos en Cristo como nuestro Salvador, sea que pensemos que somos elegidos o no, encontraremos que solamente hay esperanza en la sangre preciosa de Cristo en la cruz.
Si una persona es elegida para salvación, Dios inclinará su voluntad, y esa persona deseará ser salva. Nunca más, en su alma nacida de nuevo, querrá pecar otra vez. Si una persona no está predestinada para salvación, en lo más mínimo estará interesada en el programa de salvación de Dios. Ella tratará de diseñar un plan de salvación por su cuenta, mas no le importará el plan de salvación de Dios.
Me viene a la mente que el reformador Martín Lutero, cuando era un muchacho, leyó los escritos de San Agustín concernientes a la elección y predestinación, los cuales estaban basados sobre los escritos bíblicos de Pablo. Lutero luchaba en angustia con el horrible pensamiento de que, por más que quería ser salvo y fiel, quizá él no era uno de los elegidos que fue predestinado para salvación. Tan sólo el pensamiento de que él no era uno de los elegidos de Dios le causaba gran aflicción.
En ansiedad y lágrimas, él llevó esta preocupación a su amado pastor, quien le dijo: "¡Deja de preocuparte, Martín, acerca de estos asuntos teológicos elevados! ¡En vez de eso, mira la preciosa sangre de Jesús derramada en la cruz, la cual fue derramada por tus pecados! ¡Allí es donde se encuentra el perdón! Mira a la sangre de Jesús derramada en el Calvario para el perdón de tus pecados y para tu salvación!" Sí, es cierto que la salvación se encuentra en la cruz. ¡Mantén tus ojos en tu precioso Señor y Salvador, Jesucristo! ¡Encuentra tu salvación y perdón en su sangre derramada en la cruz del Calvario!
El consejo dado a Lutero es buen consejo para nosotros cuando luchamos con tales preguntas. ¿Se da cuenta? En el momento cuando estamos sintiendo preocupación, es cuando Dios en verdad está llamando. ¡En ese momento, no se preocupe de la predestinación y elección! ¡Tan sólo confíe en Jesús! El vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Cuando usted reconoce que tiene que ir al Infierno a causa de sus pecados, y no obstante usted no quiere ir allí, sino que desea pasar la eternidad en gozo alabando a nuestro maravilloso Dios en la reunión de los santos, entonces simplemente entréguese a la misericordia de Dios y clame a El pidiéndole su amorosa salvación a través de la sangre de Jesucristo. ¡Puede contar con el hecho de que USTED SERÁ SALVO!
Dios claramente enseña que si usted le busca de todo corazón (Deuteronomio 4:29), usted será salvo. "Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá" (Mateo 7:7). "Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre: los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios" (Juan 1:12-13).
Después de ser salvo, usted deseará estudiar la Biblia; y cuando usted la lea, se dará cuenta que cuando usted quería ser salvo, era porque Dios lo estaba atrayendo. El lo eligió a usted, El hizo Su obra de gracia dentro del corazón suyo. Usted llegó a nacer de nuevo de la voluntad de Dios.
La doctrina de la elección no frustra el llamado del Evangelio en manera alguna. Es en cambio el seguro que garantiza que el plan del Evangelio de Dios saldrá triunfante. Hablando en un sentido más profundo, en realidad, es la sangre derramada de Jesús la que garantiza que el programa del Evangelio de Dios tendrá éxito.
Una vez salvo, usted cederá a Dios a medida que El le torna del programa de salvación diseñado por usted y lo hace parte de Su programa de salvación. Si usted cede su voluntad en arrepentimiento a Dios por medio de Cristo, a medida que Dios le habilita a hacerlo, entonces la sangre derramada de Jesús en el Calvario en acuerdo con el programa de elección y predestinación de Dios garantizará absolutamente que usted será salvo.
¡Confío en que este estudio nos ayude a todos a ganar una apreciación mayor de cuán grande y maravilloso Dios tenemos! El es soberano en todas las área de nuestra vida. ¡Alabemos a Dios por su magnífico programa de salvación!